Evaluamos el Servicio Técnico de Nintendo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Como buen consumidor consciente de que la garantía existe para ser aprovechada, enviamos una Nintendo 3DS a reparar. La causa no era un fallo de la propia máquina, sino un error humano que causó un daño en la pantalla superior de la consola. Evaluamos como se comporta Nintendo ante estos sucesos, desconociendo que el fallo no es propio.

Muchos de nosotros tenemos el mal hábito de no recurrir a la garantía cuando el producto sufre alguna alteración negativa. Ya puede ser por costumbre, por pereza a estar mucho tiempo sin él o porque tiene un seguido de desperfectos que pueden alterar el diagnóstico correcto del fallo de software. Como consumidores, tenemos el derecho de usar la garantía que ofrece el vendedor, así que siempre deberíamos intentar solventar el problema.

En este caso particular, evaluamos el SAT de Nintendo a través de un fallo en la pantalla 3D sufrido en la última generación de portátiles de la marca. En ella, se podía apreciar un punto azul permanente en el centro, con un diámetro aproximado de un centímetro. Principalmente se apreciaba en fondos claros y blancos. Lo más curioso os puede resultar es que el problema no se produjo por desgaste o fallo de software, ya que el punto azul emergió en la pantalla 3D después de que servidor se sentara en ella y notara un leve crujimiento en la parte de la consola ya especificada.

Evaluamos el Servicio Técnico de Nintendo

Después de darle varias vueltas y ser conocedor de que todavía estaba en garantía, decidí llamar a Nintendo para que me la arreglaran, sabiendo que, como mucho, debería pagar por su reparación.

Contactar con Nintendo

Un verdadero problema, pero con explicación. Intenté contactar con ellos a través de internet en fechas navideñas, y la página estaba en mantenimiento. Al tercer día de intentarlo por la web, decidí gastarme el dinero y comunicarme con Nintendo por teléfono.

Como la gran mayoría de servicios técnicos, la llamada de las narices es vía a un 902, es decir, que pagamos cristianamente como bobos. El cabreo llega a más cuando tardas dos minutos en llegar a la opción de reparación de la consola, y asume el éxtasis al escuchar que te cuelgan por no tener agentes disponibles, sin darte la opción de ponerte a la espera. A la tercera llamada, conseguí el propósito, y procedí a explicar el problema.

Contacto y condiciones

El técnico que respondió mi llamada preguntó rápidamente por el número de serie de mi máquina, tal y como debe ser. Una vez revelado, quiso saber cual era el motivo de mi llamada, y le expliqué que había aparecido un punto azul en medio de la pantalla, sin ton ni son. En ningún momento tuvo la intención de indagar más, saber si había sido un golpe o no.

Al tomarme los datos de recogida, empezó el ataque. Con la voz firme, me avisó que si la consola había sufrido daños externos, la reparación correría a mi cargo así como los gastos de envío, que ascenderían a 17 €. El máximo que un cliente puede pagar por una reparación de la Nintendo 3DS rota, ya sea por falta de garantía o por causas ajenas a la marca, es de 150 €, veinte menos que adquirirla como nueva. Sin responder a su intimidación, acepté.

Plazos de recogida y entrega

Como si de una coña se tratara, recogieron mi 3DS el día de Santos Inocentes. La encargada, la empresa Tipsa, que avisaron vía mensaje del día de recogida.

Evaluamos el Servicio Técnico de Nintendo

Pasaban los días, y amargamente las semanas sin obtener ninguna noticia de Nintendo. Dentro de mi preocupación, tome la decisión de llamar nuevamente al 902 con tal de saber qué le ocurría a mi consola. Parece que planificaran desde el primer momento no establecer ningún contacto hacia mi persona, ya que la respuesta que obtuve tras comunicarme con ellos fue que ya estaba todo preparado para el envío, y que la garantía se había echo cargo de la reparación. Mi cabreo se disipó al saber que no pagaría ni un mísero euro por ella, y que poco me quedaba para recuperarla.

A los dos días me enviaron la consola, que llegó el 12 de enero del año en curso. Nuevamente, Tipsa me envió un mensaje y correspondieron a la fecha de entrega.

En total, más de dos semanas esperando una reparación codiciosa que acabó de la forma más positiva.

Conclusión

Nintendo tiene un servicio técnico regular. Ningún tipo de seguimiento, ni contacto por su parte. Además, una lentitud considerable. Pese a ello, me han resuelto un problema que les es totalmente ajeno, aunque eso nunca lo han sabido ni sabrán.

Personalmente, recomiendo que lo probéis, sabiendo lo que tenéis y lo que os jugáis.

¿Has recurrido alguna vez a algún servicio técnico? Cuéntanos tu experiencia…

Archivado en Comprobación, N3DS, Nintendo 3DS
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion