Los juegos indies de la semana III: Castle Crashers, Fez, Closure …

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Tercera semana de nuestra selección de juegos Indies. En esta ocasión venimos dando guerra, pues hay que demostrar que los juegos independientes también nacen para hacernos soltar adrenalina mientras gritamos a los mandos junto con unos cuantos colegas. Por ese motivo uno de nuestros grandes en esta ocasión es Castle Crashers, una de las obras más redondas que se haya parido en el mundo del videojuego independiente. Para que Phill Fish no nos mande muchos improperios volvemos a hablar de su querido Fez en el espacio de las novedades. Poneros las zapatillas y pasad, estáis en casa.

castle crashers indies de la semana

¡He vuelto! Alguien tiene que poner a los juegos independientes en el lugar que merecen y ésta es su sección y la tuya si como a mi, te chiflan estas pequeñas joyas creadas con presupuestos ajustados. ¿Por qué hablar en primera persona? Hoy quiero tomarme esto de una forma más personal y traeros algunos juegos que me han quitado muchas horas y para mí son más joyas aún. No os asustéis de mi falta de objetividad, nunca la he tenido.

Uno de los grandes: Castle Crashers

The Behemoth, esa gente que creó aquel alíen amarillo encabronado, nos acercan con su increíble Castle Crashers a las épicas batallas de fantasía medieval para poder rebanar cuellos enemigos con hasta 4 amigos. Un juego juego de “yo contra el barrio” que en su momento resucitó este género tan maltrecho y tan maltratado desde la llegada de las tres dimensiones, devolviéndole todo el lustre perdido y añadiendo una pizca de agilidad a la hora de jugar.

Con unos gráficos en dos dimensiones simpaticones y que en más de una ocasión nos harán al menos esbozar una sonrisilla y en otras una carcajada, tomamos el control de valientes guerreros al servicio de su majestad para recuperar el cristal mágico que un horrible hechicero ha robado en toda la cara del rey. Empezaremos con cuatro caballeros, cada uno con sus poderes mágicos particulares que como si de un juego de rol se tratara, serán débiles a ciertos elementos o condiciones, además de poder mejorar sus habilidades de combate y mágicas.

Si los beat’em up son juegos por lo general cortos, con este Castle Crashers nos llevamos una sorpresa mayúscula, su duración roza lo absurdo por longeva, su diversión no conoce límites y si hacemos uso de su modo en línea para combatir junto o contra amigos y desconocidos, la cosa se descontrola. La campaña nos exigirá terminarla al menos dos veces, una en un modo de dificultad comprensible y otra en un modo de dificultad que digamos, es un pelín cabroncete.

Junto a Braid, uno de esos buques insignia del Xbox Live Arcade y especialmente, el primer juego independiente que yo pagué gustoso el mismo día de su salida para la máquina de Microsoft. Casi un año después, aterrizaba en la consola de Sony cargado de extras, para compensar su demora. Hace no muchos meses también es posible disfrutarlo con todos sus extras y algún que otro DLC –vaya por dios The Behemoth, vaya por dios…– en Steam, siendo compatible con Windows y Mac.

La novedad: Fez

Fez, ¿por dónde empiezo que no se haya dicho ya de él?. Esta pequeña pieza de mimo electrónico ha llegado recientemente a Steam, tras su paso por Xbox Live y aunque no todo el mundo tiene 10 euros para gastarse en un juego que tiene pinta de ser “de NES” es sin duda una de las inversiones más seguras de cara a una diversión eficaz, de ésa que nos cuenta desprendernos y nos obliga a procrastinar minuto tras minuto.

En este título nos cuentan la historia de Gomez, un bichillo blanco de movimientos altamente simpaticones que vive en su mundo de dos dimensiones junto con otros bichillos blancos igual de simpaticones –de hecho, son todos el mismo sprite con algún adminiculo que los distingue–. Un día uno de los ancianos bichillos blancos cita a Gomez en lo alto de su comunidad para legarle su misión. De esta forma nuestro protagonista recibe un fez –sí, sí un sombrero de esos– tridimensional que le permite cambiar de plano, abriéndole todo un mundo de posibilidades al carismático Gomez. Cómo nunca todo es tan sencillo, al recibir su fez mágico algo sale mal y tendremos la misión de viajar a través de distintos mundos recuperando piezas de un cubo mágico para que el mundo no se vaya al garete.

Con esta premisa, empezaremos a investigar cada escenario, plataformeando, girando entre sus 4 posibles planos y haciendo puzles relacionados con el giro de estos planos en los que podemos estar. Las entrañables animaciones de Gomez cuando se cuelga de salientes o cambia de dirección al correr nos harán sentir como niños y no podremos soltar el mando mientras buscamos la manera de encontrar los ocho cubos que se esconden en cada nivel. Un juego que cautiva según avanzamos, sorprendiéndonos a cada pequeño pasito de Gomez en ese nuevo mundo de dimensiones que tiene por descubrir.

Recomendaciones: Closure

Closure es uno de esos juegos con los que me pasa algo particular. Usualmente cuando un videojuego me cautiva, procuro compartirlo con mis amigos y allegados a los que sé que les puede gustar, de la misma forma que espero que ellos hagan lo mismo con los que les cautivaron. Con este título nunca me ha ocurrido así, me lo he guardado para mí, como si fuera algo intimo que sólo yo pueda disfrutar, hasta ahora que quiero compartirlo con todos vosotros.

Nada más comenzar Closure, es inevitable que nos venga a la cabeza otro grande entre los indes, Limbo, puesto que su estética en blanco y negro, llena de oscuridad, hará obvia la referencia, pero ése será todo el parecido. Closure nos propone una aventura en la que la luz es vital para avanzar, tanto es así que durante todo el desarrollo del juego, aquello que no vemos no existe, no tiene entidad, aunque sepamos que está ahí. Si una fuente de luz no baña el suelo y pisamos en el a oscuras, simplemente caeremos al vacío. Con este sencillo requisito se crea toda una experiencia deliciosa que auna plataformas y puzles.

Su ambientación, sonora, visual, las cosas que vemos y las que no, nos atraparán y el desconcierto que nos creará mientras avancemos sin saber el motivo real del juego nos obligará a querer investigar lo que ocurre. Si estáis pensando que estoy algo majara y no me entendéis, es sencillo, en su página web podéis disfrutar de la versión de navegador totalmente gratis, nos os asustéis si tarda en cargar. Si os gusta esta pequeña obra, podréis encontrarla en Steam para Windows, Mac o Linux y en la PS Store.

El indie gratuito: Realm of the mad god

Aunque en esta ocasión la recomendación e incluso el grande de la semana tienen sus versiones gratuitas para disfrutar en el navegador, no se podía dejar una parte tan importante de esta sección vacía. Para rellenar este valioso hueco en el que proponeros un juego independiente gratuito, hoy toca hablar de Realm of the mad god, un juego de rol en línea, masivo y multijugador –¡ojú!, mira que es cansino decirlo así– bastante atípico.

Lo que hace distinto a este título frente a sus hermanos, podríamos decir, mayores, es su simpleza, su enorme simpleza. A nivel gráfico, a nivel jugable, a nivel de misiones, a todos los malditos niveles que se os ocurra este juego es minimalista, pero no por ello menos divertido. Nos encontramos ante un título donde vemos sprites como puños, tenemos un ataque básico y uno especial, un espacio reducido de inventario y nuestra única misión además de sobrevivir, es matar al bicharraco de turno que nos marquen en el mapa, subiendo niveles. Si nos matan, a volver a empezar, puede que sea esto lo que nos pica a querer llegar a niveles altos sin morir por el camino.

Poco más os puedo contar en este caso que no sea mejor que probéis. Lo encontraréis en Steam, en la Chrome Store o en su página web. ¡Cuidado que su simpleza engancha!

Archivado en Castle Crashers, Closure, Fez, Realm of the mad god, The Behemoth
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion