Impresiones HearthStone: Heroes of Warcraft

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Cuando Blizzard anunció, no sin un reguero previo de rumores y filtraciones, el salto del mundo de Warcraft a los juegos de cartas, pocos se imaginaban el rumbo que tomaría el proyecto. El anuncio se produjo el pasado Marzo, y desde entonces pocos detalles sobre el funcionamiento del juego sabíamos. Hasta ahora, ya que Blizzard ha pasado a fase beta cerrada en el juego –en principio hasta Diciembre y luego habrá beta abierta–, por lo que unos cuantos afortunados estamos comprobando qué tal se le da a Blizzard el mundillo de los juegos de cartas.

Impresiones HearthStone: Heroes of Warcraft

Todas las empresas del mundo mundial intentan diversificar su mercado. El caso de las de videojuegos no es una excepción, y siempre hay compañías que, para aprovechar el tirón comercial de alguna de sus franquicias, intentan con mayor o menor éxito, tocar diversos géneros o incluso sacar juguetes, merchandising y demás parafernalia.

En esta ocasión Blizzard nos presenta una nueva vuelta de tuerca al universo de Warcraft con HearthStone, un juego de cartas en el que todo gira alrededor de esa saga. El primer paso fue crear un mundo persistente para el universo Warcraft con el WoW. Los siguientes pasos serán llevar este rico universo al género de los MOBAs con el futuro Heroes of the Storm –que incluye además personajes de otras de sus franquicias– o el juego que nos ocupa, HearthStone.

En HearthStone tenemos juego de cartas muy al estilo de Magic: The Gathering, por lo que quienes hayan jugado sabrán cómo es su mecánica de funcionamiento. Es evidente que no es un calco 100% de aquel y tiene sus propias peculiaridades. El juego nos deja tomar el control de 9 héroes sacados directamente del universo de Warcraft, cada uno de los cuales tiene sus propias cartas exclusivas.

Impresiones HearthStone: Heroes of Warcraft

Para quienes somos profanos en la materia, la primera vez que juguemos, el juego nos guía a través de 7 combates predefinidos en los que tomaremos el control de la maga y que funcionan a modo de tutorial para aprender los puntos básicos del juego.

Así, aprenderemos que nuestro mazo consta de 30 cartas –las cuales podremos elegir más adelante–y que, por turnos, debemos derrotar al campeón enemigo a base de hechizos y de invocar criaturas. Cada invocación o hechizo cuesta una cantidad de cristales de maná. Empezamos con 1 cristal, y con cada turno iremos obteniendo un cristal más hasta un máximo de 10.

Cada vez que invoquemos una bestia, deberemos esperar un turno para que ésta pueda atacar. En cada turno, podremos jugar tantas cartas como nos permitan los cristales de maná, ya que cada carta consume una determinada cantidad de cristales, desde 1 a 7.

Algunas de las cartas tienen además diversas propiedades que las hacen especiales. Tenemos cartas que otorgan la habilidad “cargar”, que permite a la bestia de la misma atacar justo en el mismo turno que es invocada, HearthStone-ejemplo-carta o la habilidad “provocar”, que nos obliga a derrotar a la bestia que lo lleve antes de poder atacar al resto.

Una vez que hayamos superado el tutorial es cuando se nos abre lo que de verdad es el juego. Podremos jugar contra otros jugadores con la opción “Jugar”, practicar contra la máquina en “Práctica” (que además nos sirve para desbloquear al resto de héroes) o jugar partidas en la Arena.

Aparentemente el juego es sencillo, pero la complejidad del mismo viene a la hora de confeccionar un buen mazo a partir de las cartas disponibles que hayamos ido desbloqueando. El juego ofrece un completo editor para hacer nuestros mazos, en el que además podremos ver las sugerencias a la hora de elegir nuestras cartas.

Las cartas se dividen en varios tipos en función de su rareza, y gracias a la modalidad “Arena” podremos ir desbloqueando los componentes que permiten crear cartas especiales. Por otro lado, si queremos tenemos la opción de comprar sobres de cartas por un módico precio mediante microtransacciones muy en la línea de otros juegos F2P.

Lo bueno que tiene HearthStone es que es el juego ideal para quien le gusten este tipo de mecánicas y no disponga de mucho tiempo para jugar, puesto que una partida no suele pasar de los 20 minutos tirando por lo alto. Gráficamente, sin ser un alarde –tampoco se le pueden pedir maravillas por el género que es– cumple con su cometido. Las ilustraciones de que cada carta tiene están muy bien digitalizadas, y además podemos ver el autor tras las mismas.

Impresiones HearthStone: Heroes of Warcraft

En cuanto a las melodías que ambientan cada juego, en general son de corte bastante tranquilo y de influencia celta, sirviendo perfectamente para lo que fueron concebidas: hacer de hilo musical de fondo para rellenar el vacío que supondría el silencio. Cabe destacar también que el juego está traducido y doblado, además de una forma bastante satisfactoria.

De todas formas habrá que ver cómo lleva adelante Blizzard el proyecto, pero esta primera toma de contacto promete un juego bastante accesible pero que a la vez tiene su profundidad jugable. En ese sentido me recuerda bastante a League of Legends, probablemente el más sencillo de los MOBAs pero que tiene la suficiente complejidad para no resultar superficial.

Para aquellos que no hayan tenido la suerte de conseguir una clave para esta beta cerrada, el próximo mes de Diciembre –al menos en principio– debería comenzar la beta abierta a todo el mundo.

Archivado en Activision, Blizzard, Cartas, HearthStone: Heroes of Warcraft, Magic: The Gathering
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion