Analizamos Outlast, el manicomio más loco de PS4

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Gracias a esa suscripción de Playstation Plus que hemos pagado cuando adquirimos la Playstation 4, Sony está regalando cada mes algún que otro título gratuito para que la sequía de títulos no haga que la consola se llene de polvo. Outlast es el regalo de Febrero aunque en mi caso se ha convertido en una pesadilla y no en un bonito regalo.

Este es uno de esos títulos bestias que cuesta encontrar y muy aclamado por los fans de PC, muchos lo conoceréis por la gran cantidad de YouTubers que han subido partes del juego o incluso la tirada completa que dura unas 5 o 6 horas. El argumento es sencillo, eres un periodista que intentará descubrir la historia del siglo, un suceso de acontecimientos que se han producido en el sanatorio abandonado de Mount Massive. Nosotros entraremos por nuestra cuenta y nos enfrentaremos a todo lo que haya ahí dentro.

La cámara, nuestra única arma

El concepto de survival horror es llevado a un nivel diferente en esta entrega. Nuestro personaje no puede atacar a nadie (Olvida las pistolas). Sus únicas acciones serán correr, esconderse y, como mucho, empujar algún enemigo que se meta en nuestro camino. Estamos desprotegidos completamente y nuestro único aliado es la cámara de vídeo.

Cámara en Outlast

Una cámara de vídeo que cobra especial importancia por su modo de visión nocturna (esencial para las habitaciones que estarán en penumbra absoluta). Habrá que ir recogiendo pilas para que esta visión nocturna siga funcionando y también nos permitirá grabar escenas clave que desbloquearán las notas del personaje. Esa cámara me recuerda a [REC].

Iluminación y sonido, el plato fuerte

Outlast no sería nada sin esos juegos de luces y sonido que tantos sustos nos van a meter en el cuerpo. Sombras, apagones e incluso esa penumbra que nos hará temblar están recreados a la perfección. A veces recurren a sustos muy básicos pero que funcionan (me recuerda a la primera película de Resident Evil cuando una mujer abre los ojos en el agua).

Además, a todo esto, contribuye el protagonista con sus capacidades tan limitadas que, en vez de matar a esos monstruos tendrá que correr por los pasillos e ir de puerta en puerta buscando algo interesante para su noticia. Recuerda que la única opción que tienes es esconderte. Las persecuciones te pondrán la piel de gallina por momentos y, cuando hay alguien cerca, nuestro personaje comenzará a respirar de forma profunda.

Algo que si se nota es esa sensación de gore en dosis muy altas, algo por lo que no recomiendo el título a personas sensibles. Las voces están en inglés pero, como os digo en el vídeo, está bien activar los subtítulos en castellano (aunque no es un requisito indispensable). En el vídeo podemos ver todos esos juegos de luces y unas primeras impresiones muy justas para no desvelar nada de la historia.

La tecnología cumple pero no destaca

No es el juego más puntero pero, al menos, se mantiene estable a 60 frames por segundo en 1080p. La experiencia visual es fluida y muy buena y los efectos de la cámara son muy realistas, convencen y nos ayudan a sumergirnos en la aventura. Lo peor de todo es su duración, unas 5 horas que son muy intensas aunque si te parece fácil los modos de dificultad elevados te pondrán de los nervios.

Vestíbulo de Outlast

La IA de los enemigos es simple y, aunque al principio nos va a costar, una vez entendamos a los monstruos será bastante fácil esquivarlos pero en ningún momento dejaréis de pasar miedo cuando tengáis a un tío de esos detrás, corre por tú vida.

Respecto a la versión para PS4 que es la que analizamos, los gráficos son muy similares a los de PC y el panel táctil del mando se ha aprovechado para realizar Zoom en la cámara y acceder a las notas del personaje pero tampoco es que haya muchas acciones que podamos realizar para aprovechar más las capacidades de la consola.

Conclusión

El enigma de Mount Massive va ser entretenido aunque un poco corto. Si quieres disfrutarlo al máximo te doy la receta (5.1 de calidad + Pañales + Luz apagada). Nada te impedirá disfrutar de esos momentos de agobio en los que podrías llegar a apagar la consola por miedo.

Lo mejor sin duda es su juego de luz y sonido, teniendo en cuenta los sustos que puede llegar a meternos. Solo consideramos que flaqueó un poco en algunos pequeños errores que se comenten al final pero que no arruinan para nada la experiencia de juego. Disfrutar de la noche a solas con Outlast.

Archivado en Gameplay, Outlast, PlayStation 4, Survival Horror
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (20)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion