Don’t Starve: Consejos básicos de supervivencia

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Don’t Starve es el curioso juego de Klei, en el cual debes sobrevivir a toda clase de peligros en una misteriosa isla desierta. Para facilitaros los primeros días, hemos recogido algunos consejos útiles, que listamos a continuación.

Don't Starve

Ten siempre materiales para encender un fuego; de hecho, el primer día debería ser la mayor prioridad, por encima de la comida. Esto es debido a que, una vez cae la noche, si estás demasiado tiempo en la oscuridad, el Monstruo Nocturno acabará contigo antes de que puedas reaccionar.

Juntar estos materiales es relativamente fácil: con una ramita y un trozo de pedernal puedes construir un hacha, para así talar árboles y conseguir leña; con dos troncos y tres trozos de hierba cortada, tendrás una hoguera. De todas formas, en caso de emergencia dos ramitas y dos trozos de hierba cortada harán una antorcha; pero idealmente, lo mejor es construir un foso para hogueras (dos troncos y doce piedras), pues además de durar más y no provocar incendios, se pueden volver a encender.

Hablando de hogueras, éstas se consumen con el tiempo, pero la mayoría de objetos combustibles sirven para mantenerlas encendidas; entre las mejores opciones se encuentran el estiércol y el guano.

Habiendo solucionado el fuego (que también da calor, a tener en cuenta en invierno), pasemos a la comida. Puedes comer bayas y zanahorias que encuentres, crudas o cocinadas, aunque son mejores cocinadas; o también, puedes construir una trampa (seis trozos de hierba y dos ramitas) y, o bien colocarla encima de una madriguera de conejos, o colocar cebos en ellas. ¡Recuerda cocinar la comida!

Don't Starve

Puede que te sientas algo solo durante tu estancia; si es así, siempre puedes tratar con los indígenas, cerdos antropomorfos que te seguirán y ayudarán un tiempo a cambio de huevos o carne, cortando árboles o atacando a tus enemigos. Sólo, ten cuidado durante la luna llena, pues se convierten en Werepigs, atacando todo lo que se acerque.

Por último, en medio de tus aventuras es posible que pierdas un poco la cabeza; ten cuidado, pues tus alucinaciones podrían acabar con tu vida.

Tratas con determinadas criaturas, mal tiempo o mala comida deteriora tu cordura; por el otro lado, si encuentras o fabricas ropa, comes ciertas cosas, duermes, o tratas con tus amigos cerdos, tu cabeza seguirá funcionando bien un poco más.

¿Tenéis algún otro consejo?

Archivado en Don't Starve
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion