Si juegas muchas horas, necesitas tener una buena silla

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Silla gamer ergonómica

Antes incluso que tener un buen ordenador o una buena consola, para ser un buen gamer es imprescindible tener una buena silla, totalmente ergonómica. Si juegas durante largos periodos de tiempo necesitas una buena silla o tu salud será la que se encuentre bajo el punto de mira y no los enemigos a los que estás apuntando en Call of Duty. Numerosas organizaciones responsables de la salud y la seguridad en el trabajo a lo largo de todo el mundo ponen de manifiesto los problemas derivados del uso de sillas defectuosas o incómodas, como fatiga, dolores y molestias, pudiendo llegar incluso a dolores en las muñecas, hombros o espalda.

Para entrar en contexto, hace cuatro años, la diseñadora de videojuegos Jane McGonigal estimó que debía de haber cerca de medio billón de jugadores a lo largo del mundo. Desde luego el número de jugadores ha aumentado en los últimos años.

Según un estudio realizado por La Federación Europea de Software Interactivo, a inicios del 2013, la edad media de los jugadores en Europa rondaba los 35 años, con un 49% situado entre los 24 y los 44 años, y repartidos de forma bastante equitativa entre hombres y mujeres. Además, el jugador típico juega cerca de 12 horas semanales. Muchos jugadores, muchas horas y por lo tanto una gran importancia a la hora de escoger una silla.

Qué tienes que tener en cuenta para escoger una silla ergonómica

Desde luego, un buen jugador que aprecie su salud no puede hacer oídos sordos a los argumentos anteriores, así que vamos a echar un vistazo a las características propias de una silla de gamer ideal.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que sea cómoda. Este es el punto clave. Seguro que quieres la silla ergonómica más cómoda y que le venga a tu espalda como anillo al dedo, por lo que tendrás que probar unas cuantas y hacerte algunas preguntas. ¿La silla da un soporte adecuado a tu espalda, tu cuello y tus hombros? ¿Permite regular su altura para evitar excesiva presión en la parte posterior de tus piernas y permitir así un correcto flujo de la sangre? ¿Dispone de la altura apropiada para tu pantalla? ¿Nos lo pondrá fácil para alcanzar nuestros mandos, aperitivos y refrescos?

Por otra parte, ¿qué puede ser peor que llegar a casa con tu silla nueva y descubrir que es incompatible con tu videoconsola? Debemso preguntar siempre eso, aunque por suerte, la mayoría son compatibles con las videoconsolas actuales como por ejemplo con X-Box, Xbox 360, PlayStation, Wii, PSP, GameCube, PC y Mac, Nintendo DS, iPod, iPad, reproductores MP3, reproductores de DVD y BluRay, televisores, teléfonos móviles, tablets y muchos otros aparatos. Además, las sillas más avanzadas ofrecen también la posibilidad de múltiples conexiones inalámbricas mediante Bluetooth o incluso Wi-Fi para que ninguno de tus dispositivos se quede al margen.

Para acabar, pero no menos importante es tener en cuenta su diseño. Sea cual sea el sitio donde vayas a jugar habitualmente, seguro que quieres una silla con estilo que encaje a la perfección con tu sala o zona de juego. Por suerte puedes elegir entre una amplia gama de colores en sillas de cuero, sillas de vinilo, sillas de tela, sillas reinclinables y mecedoras. Por otro lado, si planeas usar tu silla también para trabajar y no solo entretenerte con la consola, tal vez lo que buscas es el confort básico de una silla de oficina de calidad, y en ese caso puedes ampliar tu búsqueda en tiendas Staples especializadas en todo tipo de materiales y equipamiento de oficina.

Por último, se puede ir un poco más allá y hacerse con una silla de gammer con sistema envolvente. Es decir, altavoces integrados tanto en el respaldo como a los laterales de la cabeza, y un vibrante sub-woofer en el asiento para sentir cada disparo, choque o explosión. Ahora bien, ¿cual es tu silla gammer ideal?

Archivado en Ergonomía, Silla
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion