Cómo invadir bases en Metal Gear Solid V: The Phantom Pain

COMPARTIR 0 TWITTEAR

InfiltraciónMGSV

Tras exprimir al máximo el último título de la saga Metal Gear Solid te hemos contado trucos para dominarlo, qué zonas desarrollar primero, cómo conseguir a Kojima etc. Ahora te traemos los mejores consejos para invadir bases enemigas y robar recursos a los demás jugadores. Esto te permitirá expandir Mother Base mucho más rápido gracias a las recompensas que recibirás. Debes tener en cuenta que para poder acceder a este modo tienes que haber completado el capítulo 22 de la historia principal que está disponible tras varias horas de juego.

Comenzando a invadir

Es recomendable esperar a terminar la campaña antes de empezar a tomar POAs (El nombre que reciben las plataformas del enemigo), así tendremos mucho más equipamiento disponible y nos será más sencillo infiltrarnos.

El objetivo principal de las invasiones es llegar al punto de acceso de la base contraria, para ello, debemos ir sorteando guardias, cámaras y diferentes dispositivos de vigilancia que el adversario ha preparado para ponérnoslo más difícil. Si estamos en fase de alerta, la puerta permanecerá cerrada hasta que el enemigo vuelva a su estado normal.

Hay que tener en cuenta, que, pese a que este es un modo en línea, solo jugaremos contra otro jugador si está conectado y decide defender su base ante nuestra amenaza. En ese caso, la premisa es la misma, pero con la dificultad añadida del defensor.

La distancia que debemos recorrer desde el punto de partida hasta el objetivo depende del número de plataformas que el enemigo tenga construidas, hasta un máximo de cuatro. Cuanto más grande sea la base, mayor será el botín, pero también lo será la presencia enemiga.

Prepara tu arsenal

El equipo que usemos debe depender de cómo vayamos a plantear la invasión, pero siempre tenemos que tener en cuenta que el sigilo es clave. Debemos evitar el combate todo lo posible, y, si nos detectan, lo más indicado es huir a un lugar seguro hasta que el peligro haya pasado.

Si te ves capaz de colarte en la base sin alertar al enemigo, deberías optar por el traje de infiltración, que nos permite movernos sin hacer ruido a costa de protección contra los ataques. Por otro lado, podemos equiparnos con el traje de combate, que pese a tener menos índice de camuflaje nos otorga una excelente defensa que nos permitirá zafarnos bajo fuego enemigo. Aparte del traje, hay varias herramientas que nos lo pondrán más fácil, como por ejemplo la caja de cartón o las pastillas de Noctocyanin.

Respecto a las armas, un rifle de asalto y otro de precisión son lo recomendado, eso sí, que estén provistos de un silenciador. No está de más llevar también una pistola tranquilizante para poder dormir a los enemigos.

Recoge tu botín

InfiltraccionexitosaMGSVA la hora de seleccionar una base para colarnos, hay que tener en cuenta nuestro rango de espionaje, que actúa como marcador y nos empareja con gente de nuestro nivel, aunque no siempre funciona del todo bien.

La única manera de conseguir puntos de espionaje es infiltrándose y defendiendo exitosamente nuestra base, pero podemos conseguir multiplicadores usando a reclutas de bajo nivel, infiltrándonos de día, sin matar a nadie etc.

Para terminar, recuerda que mientras estés en el POA enemigo, puedes robarle todo lo que quieras, desde soldados hasta contenedores, además, todo lo que te lleves te lo quedarás, invadas la base o no.

No te cortes y comenta cómo desplumas las bases enemigas.

Archivado en Guía, Invasión, Metal Gear, Metal Gear Solid V
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion