Bosses Dark Souls 3: Cómo derrotar al viejo rey demonio

COMPARTIR 0 TWITTEAR

vrd

Este enemigo final es bastante reminiscente a una criatura bastante característica del primer título de la saga Dark Souls (que no Demon Souls), el demonio salvaje. A lo largo del primer juego encontramos varias variaciones, e incluso en este Dark Souls 3 nos encontramos con alguna alteración, pero ninguna tan poderosa como el viejo rey demonio, un ser capaz de reducirnos a cenizas (que redundante) en cuestión de segundos. A continuación te contamos cómo acabar con él.

Sangre y fuego

Encontraremos a este Boss en la zona secreta del lago ardiente, y, como no podía ser de otra manera, es una criatura ígnea, por lo que una buena resistencia al fuego nos vendrá muy, pero que muy bien.

A grandes rasgos, como hemos comentado antes, es un demonio salvaje, sus ataques físicos son bastante parecidos, potentes y letales, así que más nos vale tener una buena estabilidad o esquivar su garrotazos en el momento justo. El verdadero problema no reside en sus ataques melee, sino en sus ataques de fuego; lanza ondas de llamas que se expanden y contraen, teniendo que estar realmente atentos de nuestra posición mientras luchamos, también, realiza potentes ataques de area, asi que, ojo.

Lo mejor que podemos hacer es buscar su espalda, y descargar todos los ataques que podamos contra él mientras recupera el equilibrio después de uno des sus golpes, pero, cuidado, algunos nos alcanzan estando detrás.

No es débil a nada en especial, pero es resistente al fuego (obvio), al veneno y las toxinas. Respecto a sus inmunidades, es inmune al sangrado y al hielo.

Es un jefe final que requiere de paciencia, saber cuando atacar y cuándo no, puesto que un fallo puede resultar en una muerte casi instantánea, además, no podemos estar tranquilos ni alejados de él debido a su magia de fuego. Aprovecha su lentitud y dale fuerte, recuerda que si te das por vencido siempre puedes invocar a alguien.

Archivado en Dark Souls 3, Guía
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion