Retro-Games | Rygar la desconocida influencia de God of War

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Con God of War de moda estos días, por la reciente salida de su precuela “Ascension”, está más que claro que la mitología griega es algo que funciona muy bien en un videojuego. A pesar de no estar tan explotado como las guerras mundiales y otros eventos bélicos de todos los tiempos, ni tan extendido a todos los medios como los zombis, es un tema bastante recurrido en nuestro mundillo. Rygar de Tecmo, es posiblemente un pionero en muchas cosas, tanto en popularizar esa mitología dentro del videojuego como en sentar las bases de una saga como la de Kratos.

Portada Retro Games Rygar PS2 y NES

En una sección como “Retro-Games” no sólo tienen cabida juegos clásicos del jurásico, títulos con menos necesidad de usar el Carbono 14 también son bienvenidos a estas líneas. Hoy es el caso de uno de ellos, pues además de contaros cómo era el clásico juego arcade de 1986 que inició esta poco prolífica saga de Tecmo, os hablaremos de su versión de PS2, cimiento claro de la estructura de otra saga ya clásica en los videojuegos como es God of War. Coged vuestras “manolocas”, encended la Telefunken y pasad al rincón para el recuerdo de XombitGames.

Rygar: Un clásico de los salones recreativos

El nombre Rygar es sobre todo un referente retro, puesto que su máximo exponente en el mundo del videojuego, a pesar de contar con 3 incursiones, es el que hace alusión a la versión arcade perpetrada por Tecmo en 1986. Uno de esos clásicos a los que el tiempo no le afecta ya. Es de esos juegos con una jugabildad tan bien trabajada, a la vez que tan sencilla, que por muchos años que pasen, o por mucho que sus gráficos parezcan pinturas rupestres, seguirá dando momentos de autentico placer lúdico a quien se ponga a sus mandos.

Su estructura era la del típico plataformas arcade que tan bien funcionaba por ese entonces. Para que tengáis una referencia rápida, con esto me refiero a otro clásico como es Ghosts’n Goblins de Capcom. Lo que viene siendo avanzar hacia la derecha defenestrando a todo cuanto aparezca en pantalla, sorteando alguna que otra zona plataformera tanto o más peligrosa que los propios enemigos e intentar no olvidarnos del reloj, otro enemigo más al que enfrentarnos.

La historia es lo de menos aquí, somos un héroe ya caído, resucitado para remediar una catástrofe terrible en la tierra y acabar con el mal por enésima vez. Lo importante es que supieron incorporarle al personaje algo que dio personalidad propia al título. El Diskarmor, el arma de nuestro protagonista Rygar, no es otra cosa que un escudo con cuchillas, enganchado a una cadena y que permite al personaje atacar a distancia, según pulsáramos más o menos el botón de ataque.

Su éxito como máquina recreativa hizo que el juego fuera exportado a un sinfín de dispositivos domésticos de la época como ZX spectrum, Comodore 64, Master System y NES. Como es lógico pensar una de las versiones con mejor acogida fue la de NES que gozó de una adaptación más que digna, perfeccionando incluso alguna mecánica, introduciendo mejoras en el Diskarmor que no poseía la recreativa y añadiendo nuevos niveles con perspectiva cenital. Un gran título para una consola plagada de juegos similares, pero que sabía hacer patente lo original del arma de su protagonista.

La sombra de Devil May Cry y las bases para God of War, Rygar llega a PS2

Tecmo decidió resucitar a Rygar una vez más, de entre los muertos. Con Devil May Cry como guía en el sendero, Capcom volvía a escribir las pautas de lo que sería este nuevo juego de la compañía. Cámaras fijas, cientos de enemigos a los que cargarse con distintas combinaciones de ataques, objetos que se destruyen soltando puntos de mejora y un largo etcétera son parte de las pequeñas cosas que el nuevo Rygar robaba del título protagonizado por Dante Sparda.

imagen personaje Rygar en Ps2

A pesar de usar el título de Capcom como claro ejemplo de lo que querían hacer, en Tecmo tenían muy claro cual era la seña de identidad principal de un juego en el que apareciera su rojizo personaje, el Diskarmor volvía a escena, como no podría ser de otra manera. Para la ocasión Rygar podría ir mejorando su arma a medida que avanzaba en el juego, consiguiendo así hasta 3 escudos distintos que variaban entre si en el poder y alcance de su ataque. Como su historia hablaba de la mitología griega, estos 3 escudos nos concedían la habilidad de invocar a distintas criaturas mitológicas, como por ejemplo a Cerbero, el perro de 3 cabezas guardián de las puertas del mismo infierno.

El juego era visualmente impactante, escenarios enormes, con partes destructibles, enemigos finales titánicos y todo envuelto en ese aire tan mitológico. El Diskarmor estaba muy bien implementado y supo adaptarse bien a la tercera dimensión, dando combos espectaculares y una agilidad de combate deliciosa. Sólo su juego de cámaras fijas y bastante torpes siguiendo la acción, empañaba un producto con pocos puntos flacos.

Todo esto debieron saberlo apreciar en Santa Monica Studios a la hora de crear las aventuras de Kratos, que si bien no tiene un escudo por arma, refleja con sus espadas de Atenea, como la idea de la cadenita y el tipo de ataques, además de la ambientación, gustó en el estudio que parió posteriormente al fantasma de Esparta.

Rygar: Battle for Argus, la descafeinada re-edición de Wii

La última incursión de este personaje de Tecmo en el consolas ha sido con una edición del original de PS2 para Wii. Ya bajo la sombra de su hermano con esteroides, Kratos, el juego debía reinventarse a si mismo para funcionar. Por desgracia quizás en Tecmo ya no recordaban que la baza principal de su título era el Diskarmor, y unas mejoras en él, como dios manda, harían las delicias de los jugadores.

Rygar en su versión Wii

En una mala gestión de este remake, por decirlo así, decidieron que la única novedad que debían incluir para que esto funcionara era cambiar al mismísimo Rygar, protagonista del título. Así, manteniendo su famosa arma, el personaje dejaba su clásica armadura de color rojizo y pasaba a convertirse en un horrible tío de pelo blanco, con una especie de armadura moderna que a saber que mente perturbada dio a luz. Para no quedarse atrás, las letras de corte clásico del título fueron cambiadas por otras más acordes con el nuevo personaje y su armadura y endulzadas por unos riquísimos tribales que seguramente alejaron a la mayoría de su público potencial de la idea de adquirirlo.

La adaptación del juego a los controles de Wii no fue suficiente reclamo, a pesar de contar con 2 esquemas bien distintos de control, uno más parecido al original y otro más dinámico, para quien quisiera sudar un poquillo dándole caña al título. Aún con todo, el nuevo Rygar se estrelló en ventas y críticas, siendo considerado en algunos medios como uno de los peores remakes vistos.

Una pena que ésta haya sido la última aparición de un personaje que puede dar mucho más de sí. Esperemos que con el tiempo se piensen bien como traerlo de vuelta de forma digna.

Archivado en Devil May Cry, God of War, NES, PS2, Retro Games, Rygar
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion