Metal Gear Solid V: cómo convertir a Big Boss en un demonio

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Metal Gear Solid V Demon Snake

Cuando completamos misiones en Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, y recibimos el rango dependiendo de cómo hayamos realizado la misión, también recibimos una determinada cantidad de puntos de heroísmo. Estos puntos se consiguen, simplemente, jugando. Eso sí, jugando bien. Por ejemplo, recibiremos una buena cantidad de puntos cuando desbloqueemos logros/trofeos, desarrollemos tecnologías por completo, extraigamos animales y soldados, capturemos bases enemigas, completemos misiones de envío, o desechemos armas nucleares. Una vez alcancemos la puntuación de 150.000, conseguiremos un nuevo logro y seremos considerados héroes.

Pero de la misma forma que hay puntos “positivos”, también hay puntos “negativos” en Metal Gear Solid V, y estos forman parte de una estadística secreta que produce un efecto totalmente contrario al de condición de héroe si la cifra es demasiado elevada; podemos llegar a convertirnos en un demonio a ojos de los demás. Este tipo de puntos aumenta al realizar acciones que el juego considera “malas”. Por ejemplo, construir armas nucleares, matar animales, matar prisioneros, matar enemigos de manera cruel (disparándoles en zonas no críticas para que no mueran), destruir un helicóptero de apoyo o fallar una extracción con el Fulton.

Si realmente queremos convertir a Big Boss en un demonio, lo que debemos hacer es tener un comportamiento negativo y realizar acciones cuestionables de manera recurrente. Si lo hacemos poco a poco, veremos como el cuerno que le sale a Snake de la cabeza pasa a ser un cuerno mediano al alcanzar los 25.000 puntos, y cuando alcancemos los 50.000 puntos, veremos el estado final de Demon Snake con el cuerpo largo. Además, si no bajamos nuestros puntos demoníacos, nuestra cara y ropa quedará cubierta de sangre de forma permanente, y no se irá aunque pasemos por la ducha. La manera más sencilla es desarrollar armas nucleares, ya que nos darán 50.000 puntos demoníacos, y nos convertiremos de inmediato en Demon Snake.

Recordad que en Xombit Games ya os hemos enseñado otros secretos escondidos de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, como por ejemplo, dónde conseguir los planos de armas, las fotos de recuerdo, los cassettes de música, los cassettes adquiridos o los pósteres para la caja de cartón, así que no dudéis en echarle un vistazo para no perder ni un detalle de la última aventura de sigilo del equipo liderado por Hideo Kojima.

Archivado en Guía, Juegos, KONAMI, Metal Gear Solid V
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion