Videojuegos y cine, una historia de amor y odio: hoy Prince of Persia

COMPARTIR 0 TWITTEAR

En ocasiones tenemos la ocasión de ver una película basada en un videojuego que está verdaderamente bien ambientada porque su dirección de producción y diseño artístico es muy fiel a la obra original. Pero que por desgracia ese es su único aspecto a destacar si lo comparamos con el gran juego de acción y plataformas que apareció hace ya diez años. La adaptación de la que hoy hablamos sólo comparte el cuidado aspecto técnico y no la esencia del juego de Ubisoft.

Prince of Persia Las Arenas del Tiempo

Las grandes películas épicas que produce Hollywood son normalmente un asegurado éxito de taquilla, por tanto, el argumento y la estética de un videojuego como Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo (2003) se adapta perfectamente a dicho fin. Pero no es oro todo lo que reluce (y de eso hay mucho en este film).

Los videojuegos

Prince of Persia nació de la mente de Jordan Mechner en el lejano 1987, mezclando muy acertadamente el género de las plataformas con el de acción, introduciendo una serie de animaciones no vistas hasta ese año en ningún juego. Conoció muchas versiones para ordenador y consola, incluyendo algún que otro remake.

El salto hacia las tres dimensiones no se dio hasta 1999 con el lanzamiento para PC y Dreamcast del fallido Prince of Persia 3D. Cuatro años más tarde y ya con los derechos del personaje en manos de Ubisoft nacía el excelente Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo.

Este título y no el de finales de los ochenta es la base para la realización de la película. En el mismo vemos como nuestro protagonista descubre como viajar en el tiempo con las arenas y su relación con la princesa, con su padre, y con el malvado visir. El título es de nuevo una excelente mezcla de acción y plataformas totalmente actualizado a las mecánicas de juego más propias de las consolas en las que vio la luz: PlayStation 2, Xbox y Game Cube.

Debido al éxito del título de Ubisoft Montreal, creadores también de la saga Assassin´s Creed, sólo un año más tarde y comenzando una tradición de sacar un título por año de una saga, salía al mercado Prince of Persia: El Alma del Guerrero, continuando las andanzas de nuestro príncipe por lugares bastantes más oscuros. Y finalmente, en 2005 veía la luz Prince of Persia: las Dos Coronas, título que finalizaba la trilogía en la generación citada.

Más adelante y ya con las plataformas actuales Ubisoft editaba en 2008 de forma independiente a la anterior trilogía, Prince of Persia (a secas), título cell shading del cual la película coge algunos elementos, y Prince of Persia: las Arenas Olvidadas (2010), intento relativamente frustrado que intentaba recuperar la esencia de Las Arenas del Tiempo y que devolvía al jugador elementos ya conocidos, recuperando también al príncipe original, y que aprovechaba el estreno de la película.

La película

En 2010 llegaba a nuestras pantallas la esperada cinta que adaptaba la famosa saga. Producida por Jerry Bruckheimer, midas de Hollywood (La Roca, Transformers) y dirigida por el solvente director inglés Mike Newell (Cuatro bodas y un funeral, Harry Potter y el cáliz de fuego), la película contaba una historia que curiosamente estaba coescrita por Jordan Mechner, el creador original de Prince of Persia. La película además se estrenaba bajo el sello de Disney, que al igual que ocurría con Piratas del Caribe nos prometían una película familiar para disfrutar en verano.

Protagonizada por Jake Gyllenhall (Zodiac, Brokeback Mountain) la película nos narra la historia del príncipe Dastan por salvar las Arenas del Tiempo de las garras de las malvadas garras de su tío Nizam, encarnado por Ben Kingsley (La lista de Schindler, Iron Man 3). A través del asedio y conquista de la ciudad de Alamut, Dastan descubrirá el secreto que esconde la Daga del Tiempo a la vez que descubrirá el amor por la princesa Tamina mientras escapa acusado de asesinar a su padre adoptivo Sharaman.

Catalogada en metacritic con una puntuación baja la película no ha tenido desde su estreno en 2010 ninguna intención de ser continuada, no por ser un mal film (realmente no lo es), pero no es una excelente adaptación, y continuar una historia familiar con los elementos oscuros que tiene la segunda y tercera parte de los videojuegos tal vez no encajaría demasiado.

El videojuego Vs. película

Pongo este título en singular porque ya he comentado que la adaptación cinematográfica de las andanzas de nuestro príncipe sólo incluye Las Arenas del Tiempo, sin intención aún de continuar la saga en la gran pantalla. Y no es de extrañar, ya que las diferencias con el título jugable son numerosas, si bien también hemos de destacar algunos detalles de calidad.

En primer lugar llama la atención cada uno de los dólares invertidos en la producción. El diseño artístico de la película es notable, los escenarios de la antigua Persia, así como los interiores de palacios y edificios están recreados a la perfección, consiguiendo una atmósfera muy fiel al videojuego en el que se basa. Además la película tiene planos aéreos donde vemos la ciudad de Alamut en todo su esplendor, en secuencias creadas por CGI de gran calidad.

Otro de los aspectos destacables es la intención de dar ese parecido tan sucio al personaje de Dastan, claramente influenciado en la estética por la segunda parte de la saga (El Alma del Guerrero), y por supuesto los efectos de pulsar la Daga del Tiempo, también realmente fiel al videojuego. Igualmente es notable como está narrada la relación entre la princesa Tasmina y nuestro protagonista, muy parecida y claramente influenciada por la relación que mantienen los protagonistas del juego creado por Ubisoft mediante tecnología cell shading en 2008. Siempre en un tira y afloja entre el odio y el amor, con altas dosis de comicidad en estas secuencias.

Prince of persia las arenas del tiempo 2

Pero también hay que destacar los aspectos negativos. La historia, en este sentido es una adaptación muy libre del juego. Si bien la base argumental es parecida, tanto los nombres de los personajes, las relaciones entre ellos y el fin último cambian sobremanera. Pero es cierto que permanecen los estereotipos de este tipo de historias, a saber, malo, bueno y princesa. Tampoco hay abundantes actores con origen o apariencia árabe, lo que da al film un aire demasiado occidental en ese sentido.

Pero tal vez lo peor de todo y que provoca que parte de los aciertos de la película caigan en el olvido es el poco parecido de la película con la esencia del videojuego. Me explico, nuestro príncipe en los juegos está continuamente saltando, ejecutando acrobacias, resolviendo puzles y atravesando trampas. Siempre además en escenarios interiores de edificios. En cambio en la película hay abundantes escenarios abiertos y el personaje no efectúa tantas escenas de acción y plataformas como cabría esperarse. Y lo que hace característico precisamente a los títulos de esta franquicia es precisamente eso.

Opinión

Prince of Persia: las Arenas del Tiempo es un buen film de entretenimiento familiar que si bien guarda similitudes con el argumento del juego flojea en cuanto a esencia. Prince of Persia es sinónimo de plataformas y aquí son demasiado esporádicas. Esto, unido a unas actuaciones “por encargo” y a lo predecible de la historia, hace que estemos ante una adaptación que podía haber dado mucho más de sí. Es divertida, bien ambientada y a ratos épica, pero le falta “algo” para llegar al nivel de otras adaptaciones.

¿Creéis que algo le falta a la adaptación de las aventuras del príncipe? ¿Es una buena adaptación o estamos ante otra adaptación fallida?

Archivado en Acción, Adaptación, Game Cube, Jordan Mechner, PC, Película, Plataformas, PlayStation 2, PlayStation 3, Prince of persia las arenas del tiempo, saga Prince of Persia, Ubisoft Montreal, videojuegos y cine, Xbox, Xbox 360
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (12)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion