Videojuegos y cine: una historia de amor y odio, hoy Doom

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Doom 3 es ya un mito de los videojuegos, incluso por encima tal vez del primer título. La adaptación de la que hoy hablamos, que data de 2005, es un filme con bastantes altibajos cuyo guión está lleno de tópicos pero que se deja ver. Destacan la ambientación y el trabajo del siempre solvente Karl Urban. Como aspectos negativos, una actuación horrible del musculado Dwayne Johnson y un alejamiento del argumento original del videojuego. Una adaptación entretenida pero intrascendente.

Doom Película

Hay que tener mucho cuidado cuando se intenta homenajear en forma de película un título tan emblemático como Doom. Poner a una estrella como Dwayne Johnson y una ambientación más o menos cuidada no es suficiente para que el resultado sea del todo positivo. Pero en este caso hay que resaltar que el guión del juego en que se basa tampoco es un prodigio narrativo por lo que realizar una adaptación cinematográfica en ese sentido no debería ser muy complicado.

El videojuego

Doom vio la luz en 1993. Ideado por John Carmack y editado por Id Software, que entre otros títulos también son los creadores de Quake y Rage, revolucionó el mercado de los shooter en primera persona debido sobre todo a su genial ambientación y acción constante. Aunque sentara precedente en muchos aspectos, la película ha tomado (por obvias razones relativas con el espectáculo) la estética de Doom 3, lanzado en 2004.

Y efectivamente, es la tercera parte de la saga la que fue objeto de adaptación. Aunque realmente Doom 3 lleve una numeración en su título, realmente el argumento es una reescritura del primer título, convirtiéndolo más en un remake que en una continuación.

En el videojuego se nos cuenta la historia de un marine sin nombre que llega al planeta Marte a través del espacio para investigar una serie de extraños sucesos que están acaeciendo en la estación marciana propiedad de la UAC. En su camino y mediante uso de la acción en primera persona iremos investigando a la vez que acribillamos a cientos de organismos parecidos a zombis y a múltiples monstruos de formas diversas.

En 2004, Doom 3 se lanzó para poner a prueba nuestras tarjetas gráficas, convirtiéndose de inmediato en referente gráfico de ese año. Eran pocos los ordenadores que podían moverlo con solvencia, y a la vez que ha pasado recientemente con Crysis 3 el juego supuso una dura prueba para los ordenadores. A la vez, introducía una ambientación soberbia donde el terror y los sustos se combinaban con mucho acierto con la acción, y donde destacaba la ambientación futurista de lugares cerrados. Fue lanzado originalmente sólo para PC, apareciendo una versión posterior para Xbox. Recientemente ha visto la luz una versión mejorada con nueva iluminación y texturas, titulada Doom 3 BFG Edition y lanzada para PC, Xbox 360 y PlayStation 3.

La película

Universal Pictures, tras recuperar los derechos cinematográficos de Doom en 2004, llegó a un acuerdo con Id Software para realizar la adaptación. El filme está dirigido por Andrzej Bartkowiak, director de fotografía de múltiples películas de acción como Speed o Species, y director también de la segunda adaptación que sufrió Street Fighter subtitulada como la Leyenda de Chun-Li (2009).

A nivel argumental estamos ante una adaptación libre pero que mantiene en forma la esencia y ambientación del videojuego. En la película vemos a un grupo de marines liderado por el personaje interpretado por Dwayne Johnson, los cuales deben recuperar a toda costa el material y la investigación que se está llevando a cabo en el planeta Marte. En su búsqueda se toparán con una serie de monstruos y criaturas similares a zombis que han sido creados genéticamente a partir de unos seres encontrados en el planeta rojo en el pasado.

El filme tiene numerosos guiños a la saga ideada por John Carmack, y aunque sea una versión libre la ambientación de la estación espacial está muy lograda. Si me ciño a la calidad de la película e intento valorarla de forma independiente al videojuego he de decir que realmente no es una cinta destacable en ningún aspecto (bueno, tal vez el montaje dinámico, que no da lugar al aburrimiento), llamando la atención la horrorosa actuación de Dwayne Johnson como pobre sustituto espiritual de Arnold Schwarzenegger y un guión lleno de tópicos de películas de acción con no demasiadas frases y plagado de testosterona. Sólo se salva la decente interpretación de Karl Urban (Star Trek, El Señor de los Anillos: Las dos torres) como protagonista real.

En cambio, si lo vemos como adaptación, y al contrario que otras que he tenido que sufrir, algún aspecto si es valorable. Lo vemos en el siguiente apartado.

Película VS. Videojuego

La película efectivamente tiene un poco de amor por la obra a la que adapta. Entiende perfectamente que el guión original de Doom 3 no es para tirar cohetes y sirve un poco como pretexto para dar pie a una historia donde prima la acción y la ambientación. En ese sentido el filme funciona exactamente igual, prima la estética al contenido narrativo.

No obstante las diferencias argumentales entre ambos títulos son notables. Empezaremos por los portales, si bien en el Doom original sí aparecían, en Doom 3 no lo hacen como forma de viajar al planeta, pero la película los recupera para no perder el tiempo en viajes y centrarse más en la acción. Otro cambio importante es el origen de los monstruos y la desaparición de los elementos demoniacos e infernales tan característicos del videojuego.

La estética y estructura si están logradas, se han utilizado por ejemplo las mismas fuentes de texto y sonidos característicos en los paneles y puertas. En cuanto a la narración, tengamos en cuenta que hacer una película donde seguir a un solo personaje durante más de hora y media es tremendamente complicado, por lo que seguir la acción con varios personajes es más acertado. Es también interesante el tramo final donde podemos ver el homenaje al videojuego directamente en primera persona. Y aunque el videojuego también lo hacía en cierta forma, el homenaje a Alien: el octavo pasajero, está siempre presente (la eliminación uno a uno de los marines).

Doom film

Opinión

Vistas las dificultades de una adaptación así, Doom: las puertas del infierno, no es una mala versión, pero tampoco es una buena película. Los fans de la franquicia de videojuegos se reirán de algunos aspectos y sentirán el homenaje en otros.

La película sigue la línea reconocible de lo comercial, teniendo esa premisa y sabiendo que el juego original tampoco es un prodigio de imaginación, podemos disfrutar relativamente de su visionado y encontrar referencias. Lo malo es que para eso tendremos que soportar unas malas actuaciones en general (como la de Dwayne Johnson) con la excepción del personaje interpretado por Karl Urban. Y lo más importante, aunque no aburre tampoco trasciende y se olvida fácilmente.

¿Creéis que la película no es del todo una mala adaptación? ¿Habría resultado mejor con otros actores?

Archivado en Adaptación, Andrzej Bartkowiak, Cine, Doom, Doom 3, DOOM 3 BFG Edition, Dwayne Johnson, Id Software, John Carmack, Karl Urban, PC, Película, PlayStation 3, Xbox 360
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion