Videojuegos y cine, una historia de amor y odio: hoy El Padrino

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hay películas de culto, grandes obras del séptimo arte que nunca jamás pasarán de moda, que aguantarán los años como pocas, y que nuestros hijos verán como si no hubiera pasado el tiempo por ellas. Es muy arriesgado adaptar la esencia de una película de esta magnitud a un videojuego, y Electronic Arts lo consiguió con cierto éxito y calidad. El juego no adapta la obra cinematográfica, sino que se trata más bien de un spin off. Hoy hablaremos de El Padrino: El videojuego.

El Padrino

Seguramente mucha gente estará de acuerdo en que las películas de El Padrino, son sin más, las mejores películas jamás realizadas sobre la mafia y la delincuencia organizada, viva imagen de un país (Estados Unidos) que se realizó a sí mismo en el siglo XX a través del dinero negro, las extorsiones, el juego y el tráfico ilegal de armas, alcohol y drogas. EA aprovechó el tirón de los sandbox delictivos como Grand Theft Auto para realizar una historia basada en el universo creado por el director Francis Ford Coppola y el escritor Mario Puzo en la década de los setenta.

La película

En 1969 Paramount Pictures, con los derechos de explotación del libro del mismo nombre escrito por Mario Puzo, decidió lanzar la preproducción del filme. Curiosamente escrita también por Puzo y dirigida por otro italoamericano no muy conocido hasta entonces llamado Francis Ford Coppola, se estrenaba en 1972 El Padrino. Con un reparto solemne, donde destaca Marlon Brando y Al Pacino (con antecedentes también italianos) se nos contaba el ascenso de un joven Michael Corleone en el mundo de la mafia a través de un destino no deseado.

El mundo recreado en la película sobre la extorsión criminal y la mafia italoamericana y su desarrollo en América, es sencillamente brutal. La recreación de aquéllos años cuarenta y la imperfección del sueño americano al que unos inmigrantes extranjeros quieren acceder, es sobrecogedora. A través de la delincuencia y el todo vale para ganar dinero una serie de familias se verán enfrentadas por el control de Nueva York. La película tuvo una segunda parte donde destacaba un joven Vito Corleone, interpretado por el también italoamericano Robert de Niro, intercalándose la acción con el imperio del juego creado en las Vegas y dirigido por un ya primer capo Michael Corleone (Al Pacino). La tercera parte nos contaba además los asuntos sucios del Vaticano.

Cómo no, seguramente, tanto El Padrino, como El precio del poder (también de Pacino), fueron la fuente de inspiración de videojuegos como Grand Theft Auto a partir de su tercera parte. Y también, cómo no, era de esperar que alguien se encargara en algún momento de realizar una adaptación (en este caso spin off).

El videojuego

EA Redwood Shores (que posteriormente se convertiría en Visceral Games), lanzó en 2006 para todas las plataformas de aquella época (incluidas Xbox 360, PS3 y Wii) el spin off del Padrino, erróneamente titulado igual que la película. Y digo erróneo, porque utiliza personajes del filme de Coppola, pero presentando una oferta desarrollada por un personaje inventado que no ha estado nunca en la historia original. De esa forma, nos pondremos en la piel de Aldo Trapani, personaje que busca la venganza de la muerte de sus padres a manos de una familia rival de los Corleone. Encontrará la tutela y protección de Don Vito siendo un sicario de la familia y realizando encargos de todo tipo que harán que poco a poco ascienda de manera gradual en su posicionamiento dentro de la estructura de delincuencia de una Nueva York marcada por la extorsión y la delincuencia.

La estructura del juego es básicamente un sandbox al estilo de Mafia o Grand Theft Auto, donde a través de un mapa que podemos recorrer en coche, realizaremos diversas misiones de todo tipo destinadas a hacer más grande aún la influencia de la familia Corleone en la ciudad de Nueva York.

En cuanto a la ambientación, destaca la recreación de la ciudad de los rascacielos y la aparición de muchos personajes de la película con su aspecto original. A ese respecto llama la atención la aparición del mismísimo Marlon Brando con escenas (y voz) ya rodadas en una época inmediatamente anterior a su fallecimiento (2004). Personajes como Sonny Corleone, el mayor de la familia, o Tom Hagen, el abogado con estatus de hijo, están interpretados respectivamente por los mismos actores originales, James Caan y Robert Duvall. Destaca la ausencia de Al Pacino como Michael Corleone, ya que el actor rechazó formar parte del elenco del videojuego.

El juego tuvo una segunda parte que recupera parte de la ambientación del segundo filme de la saga (Miami, Cuba, Nueva York), con una calidad cuestionable e inferior al título que nos ocupa.

Película vs Videojuego

Como he comentado, El Padrino: el videojuego no es una adaptación, es una historia independiente donde tienen importancia los hechos aparecidos en la película. En ese sentido el videojuego cumple, aunque las críticas no fueron especialmente positivas, el disco es entretenido y fiel a la película en ambientación, personajes y punto de vista de aquellos años cuarenta, donde la mafia italoamericana, aunque basada en la delincuencia, ayudó al desarrollo económico de una ciudad aún en proceso de formación.

Marlon Brando

La aparición de Marlon Brando y la mayoría de los personajes de la película, aunque no sea en papeles principales, es lo que más destaca. Creo, que por respeto a la película original, por otro lado intocable e intachable, no quisieron que el protagonista fuera Michael Corleone, realmente el heredero del imperio criminal de Don Vito. Si hubiéramos jugado con dicho personaje tendríamos que haber pasado por escenas y condiciones que nada hubieran tenido que ver con las experiencias reales del personaje de Al Pacino en la película.

Opinión

Siendo el filme de Coppola uno de las mejores películas del séptimo arte, y la que mejor retrata una época donde la mafia era la que realmente controlaba una de las mayores ciudades de Estados Unidos, una adaptación a este mundo relativamente reciente (comparado con el cine) de los videojuegos, era excesivamente complicada. Pero EA supo adaptar la obra manteniendo la esencia de lo que supone esa época, resultando un título entretenido y hasta cierto punto comparable con el también excelente Mafia.

El juego fue criticado por el mismo Coppola, quién llegó a decir que el videojuego se realizó solamente para sacar dinero. Es cierto, pero eso no significa que necesariamente un juego con esas premisas tenga que ser malo. En definitiva, es difícil, viendo las premisas, que El Padrino: el videojuego hubiera sido mejor título de lo que es. Sin más, hicieron lo que pudieron.

¿Opináis que hay determinadas películas que nunca deberían ser adaptadas a videojuegos por los enormes y extraordinarias que son?

Archivado en Adaptación, Al Pacino, El Padrino, El Padrino: el videojuego, Electronic Arts (EA), Francis Ford Coppola, Grand Theft Auto, Mario Puzo, Marlon Brando, sandbox, videojuegos y cine, Visceral Games
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Pablo Jiménez Martín dice:

    Lo jugué en su momento y, aunque al lado de Mafia palidecía en casi todo, me resultó muy entretenido y bastante bien ambientado en las películas originales.

  • Lorenzo Gama dice:

    Coincido con vosotros, entretenido para echar unas horas entretenidas pero perdedor en las comparaciones

    • Jorge Olmo dice:

      Efectivamente. De hecho Mafia I y II son excelentes juegos. Pero es un spin off pasable. Sabéis lo que me gustaría? Un sandbox tan bestia como GTA V en los años 40 en Europa.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion