Cómo sobrevivir a una guerra en Europa Universalis IV (IV)

COMPARTIR 0 TWITTEAR

En los últimos días os hemos dado consejos de todo tipo para no sucumbir en las guerras de Europa Universalis IV. Hoy nos vamos a centrar en el movimiento de tropas y su uso en asedios como lección final, con lo que tendremos una visión completa para convertirnos en el Sun Tzu del título de Paradox.

EU-4-ejercitos

Una vez que tenemos reclutado a nuestro ejército y estamos en guerra, debemos mirar qué lugar atacaremos. Esto dependerá de dónde esté nuestro rival y lo fuerte que sea su ejército. Para enviar a nuestras tropas al ataque de una provincia rival, o a la defensa de una propia, es tan sencillo como seleccionarlas y hacer clic derecho en el destino. Pero quizás las diferentes unidades no estén asignadas a una sola tropa. Para ello, debemos hacer clic izquierdo sobre el mapa y arrastrar el puntero para seleccionarlos a todos, nos saldrá un panel –como podemos apreciar arriba– donde haremos clic en el botón de “combinar las unidades seleccionadas”.

El movimiento se complica si nuestro enemigo está al otro lado del mar. Para ello necesitaremos barcos, y tener a nuestra unidad en una provincia con puerto y una flota fondeada. Cuando lo tengamos todo listo, seleccionaremos nuestro ejército de tierra y, nuevamente en el panel –como vemos abajo–, pulsaremos el botón de “enganchar al transporte”.

EU-4-transporte

Para el mar tenemos diferentes tipos de barcos a reclutar, pero sólo las cocas nos valen para transportar tropas. Son las naves más baratas de construir, y las que tardan menos tiempo, así que nos conviene construir unas cuantas al empezar nuestra partida. Por su parte los barques son especiales para el comercio, las galeras son grandes barcos de guerra para mares interiores, y las carracas, las más potentes y caras, para el mar abierto, en mares interiores perderán movilidad y se harán débiles. Debemos tener todo esto en cuenta a la hora de confeccionar nuestra armada.

EU-4-asedio

Si la guerra nos va bien, tendremos que poner un ojo sobre los asedios. Cuando estemos ante un estado rival pequeño y tengamos tropas suficientes, deberíamos dividir –con la opción que vemos en la imagen de arriba– al ejército para ocupar todas sus provincias. De este modo eliminaremos la posibilidad de que recluten nuevos regimientos y tendremos un frente muy seguro, sólo tendremos que esperar a la rendición. Si esto no es posible, tendremos que hacernos fuertes en las provincias que podamos controlar, y evitar que el ejército rival invada nuestras tierras, algo que intentarán. Aquí debemos tener en cuenta la moral de nuestras tropas, evitando enfrentamientos si esta es baja, así como el terreno, ya que influirá en lo que tarden en desplazarse.

Todos estos consejos deben ser nuestra constante referencia para sobrevivir a una guerra, pero no debemos olvidar que cada partida es una historia diferente, siempre tendremos rivales fuertes, alianzas que nos pondrán en apuros y despistes trágicos, pero Roma no se hizo en un día. No olvidéis el resto de partes de esta guía, sobre la diplomacia, la economía y la creación del ejército.

Si tenéis más consejos, no os olvidéis de compartirlos con nosotros.

Archivado en Estrategia, Europa Universalis IV, Guía, Paradox Interactive
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion