Aprende a cerrar grietas del velo difíciles en Dragon Age Inquisition

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Cerrar las grietas del Velo en Dragon Age Inquisition es normalmente muy divertido, pero algunas pueden ser un un quebradero de cabeza. Ya os adelantábamos en nuestra guía para subir rápido de nivel que algunas grietas son especialmente duras, hoy os queremos dar unos sencillos consejos para que os las merendéis sin piedad.

Dragon Age Inquisition combate

Lo primero que tenemos que entender es que cuando nos enfrentamos a enemigos que tienen una cara roja sobre su barra de estado quiere decir que vamos a morir seguro, así que cuando nos encontremos con una grieta tan por encima de nuestro nivel deberíamos volver más adelante.

En las Tierras Interiores, uno de los primeros mapas a los que vamos, tendremos 3 grietas especialmente difíciles. Una está al lado de las granjas, unos metros arriba del cruce del río, y las otras dos en la zona inferior izquierda del mapa, cuya zona al completo será de alto nivel y si nos costaría entrar, más nos costaría salir.

El primer consejo para estas grietas es subir de nivel en cuanto podamos, entre los niveles 4 y 6 casi toda la zona de las Tierras Interiores será factible para nosotros, tenemos muchas grietas y misiones, Inquisition es inmenso.

Cuando tengamos el nivel necesario –a partir del 7 iremos muy bien– volveremos a la carga con muchas ganas, pero no nos engañemos, nos pueden aniquilar igual, algunos pueden seguir siendo de nivel alto para nosotros y necesitamos un plan, y a mí me sirvió muy bien uno.

Es sencillo, en estas primeras grietas difíciles tendremos por lo general 2 enemigos temibles, los demonios de la desesperación y los del terror. Los peores, de largo, son los de la desesperación, uno con un nivel alto nos puede lanzar un rayo congelante que, efectivamente, nos dejará tiesos.

Por lo tanto, lo primero es matar a esos demonios, que son escurridizos, se alejan del combate y ahí nos pueden complicar las cosas, ya que los demonios del terror quedan haciendo daño a los miembros más débiles del grupo, como son magos y pícaros. Entonces la idea es paralizar de algún modo a estos demonios –todas las clases tienen alguna habilidad que lo consigue– y machacarlos con los guerreros.

Si dejamos listos de papeles a los demonios de la desesperación, los del terror, aunque sean de nivel alto, no nos costarán demasiado. También viene bien inmovilizarlos, porque tienen ataques por la espalda muy dañinos, al estilo de los pícaros, pero todo es mucho más fácil si no nos intentan congelar mientras.

Esta estrategia siempre me ha funcionado a la perfección llevando un par de guerreros, un pícaro a distancia y un mago, todos a nivel 7. Más adelante tendremos otro tipo de grietas complicadas, pero como desafío las del principio suelen costar más. Si tenéis algún problema con otros enemigos dejadnos un comentario y os ayudaremos lo mejor que podamos.

Archivado en Consejos, Dragon Age, Dragon Age Inquisition, Guía
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion