Consejos para sobrevivir a una campaña con la Roma de Occidente en Total War Attila

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Atila el Huno, la pesadilla de Roma y de muchos pueblos germánicos ha plantado su campamento nómada en nuestros ordenadores a un ritmo vertiginoso en el Total War Attila, y por qué no decirlo, nos los está poniendo muy difícil.

Los tiempos en los que hacer una campaña con Roma era sencillo quedan atrás en el Rome 2. Al borde de la extinción del Imperio los ejércitos ya no sobresalen tanto, los enemigos se nos multiplican y la administración es un caos. La Roma de Occidente tiene un papel legendario por delante en uno de los inicios de partida más difíciles que recordamos.

Pero nada en Total War Attila es imposible. Con algo de práctica y unos consejos podemos tener un inicio de partida que nos coloque en una posición no tan caótica como podría esperarse para salvar los cimientos de la Roma de Occidente. De modo que os ofrecemos esta sencilla guía para que Roma no se convierta en un desmadre.

Total War Attila Roma I

Los primeros pasos suelen ser complicados, tenemos muchos territorios, poco dinero y muchos enemigos, pero en los primeros turnos podemos estar seguros de que sólo tendremos problemas en Britania y la frontera con los pueblos germánicos en el este de Europa, concretamente en la zona norte y la sur –Francos, Sajones y antiguos vikingos vendrán por el mar del norte, Ostrogodos y Visigodos por las regiones cercanas a la frontera con la Roma de Oriente–.

Teniendo esto en cuenta, podemos tener la tentación de abandonar toda esa frontera, así como Britania, pero el efecto sobre el orden público sería devastador a pesar del alivio que sería para el tesoro. Podemos cambiar las tornas y no abandonar ni una sola provincia, aunque suene a locura.

Dejemos nuestra frontera donde la dejemos, tenemos que nombrar gobernadores –el propio juego nos lo recordará con un mensaje– en aquellos territorios que vamos a defender. En esas zonas fronterizas necesitamos edificios militares y gracias al gobernador podremos emitir el edicto de Apoyo Auxiliar, que nos rebaja un 10% el coste de reclutamiento y nos sube un 25% la velocidad de reabasteciminento de los mercenarios.

Una vez que nos invadan no debemos tener miedo de enfrentarnos al enemigo. Por lo general serán facciones con ejércitos pobres repletos de unidades basura, y aunque Roma ya no despunta tanto, nuestro ejército no es moco de pavo. Eso sí, debemos tener cuidado al enfrentarnos a los Hunos, a las facciones de Grandes Nómadas y a los antiguos Vikingos, ellos son el peligro real.

Total War Attila Britania

Si además siempre luchamos en ciudades y nos guarecemos en el centro de las mismas, los rivales lo tendrán muy difícil. Pero esto no siempre es buena idea, si no tenemos unidades de lanceros no nos servirá de nada usar las ventajas de nuestras ciudades, pues los espadachines nos sirven mejor para maniobrar en campo abierto.

Ahora que sabemos cómo y dónde defendernos, necesitamos mejorar la administración romana a un ritmo implacable, y esto es lo complicado. Tenemos dos frentes para ello, la tecnología y los edificios.

En los edificios de las regiones que no hacen frontera necesitamos mejorar los terrenos de pastos para tener siempre comida de sobra, y siempre que podamos, mejorar y construir edificios civiles -administrativos y centro de ciudad–, que nos darán diferentes bonificaciones a cultura, comercio, agricultura o industria –el tipo que escojamos dependerá de los edificios que tengamos en la provincia–. Y no podemos olvidarnos de los edificios religiosos y de servicios sanitarios, que mejoran la miseria y el orden público.

El árbol tecnológico es complicado, Roma es una facción al borde del colapso, por lo que centrarnos sólo en investigación civil hará que tengamos un ejército deficiente y caro pasados unos turnos, y centrarnos en lo militar nos dejará una administración caduca. Mi consejo es que completéis el nivel I de ambas ramas a la par para no descolgarnos, y una vez hecho esto ir a por la tecnología militar “Leva Obligatoria” y “Servicio de transporte imperial”, que nos darán las unidades de Auxiliares Palatinos y Armigiori Defensores, mejorando cualitativamente nuestro ejército.

Si todo nos sale bien, pasados unos turnos tendremos la opción de contraatacar y crear estados subyugados, y con ellos, un cordón de seguridad para nuestras fronteras, o lo que es lo mismo, la piedra angular para la salvación de Roma.

Para que todo esto no os suene a chino, ya os hemos contado qué debemos tener en cuenta para sobrevivir a las nuevas batallas y cuáles son las mejores unidades del ejército romano de occidente, y hemos hecho lo propio con los nómadas.

¿Has conseguido sobrevivir hasta el año 400 mejorando tu adminsitración? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Archivado en Guía, Total War, Total War Attila
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • Jules dice:

    Seguí la estrategia de abandonar Britania y Panonia y ya he sobrepasado el 425 y mantengo un Imperio Occidental fuerte y solido. En los primeros años sufrí mucho con las revueltas internas por el abandono de las provincias anteriores, te obliga a centrar un par de legiones en Hispania y Galia para reprimir las revueltas, pero pasado un tiempo todo vuelve a la normalidad. La estrategia que seguí fue utilizar la tierra quemada como barrera, antes de abandonar Britania arrase Irlanda, después me centré en acabar con los tres reinos africanos para guardar el flanco sur. Tras conquistarlos, avance con una legión fuerte liderada por el Emperador hacia Egipto para apoyar al Imperio Oriental (si la riqueza que proporciona su comercio estas vendido!!) y me dedique a arrasar Egipto, Palestina y crear un bloqueo y cierre frente a los Sasanidas. El Rin y Dalmacia me sirven de defensa en profundidad ante los Hunos, Visigodos, etc dedico 4 legiones para hacer ataques combinados 2 vs 1 para acabar con los ejércitos hunos (ya mate a Atila!!). En Hispania y Galia siempre dispongo de 1 legión por las revueltas. En cuanto a la investigación desarrollé primero los puntos militares de la primera fase para fortalecer el ejercito y después los civiles, puedes sobrevivir con la venta de prisioneros aunque conviene que se reparta entre las legiones para no castigar la fidelidad. Y ahí sigo! con fuerza y ya recuperando Britania y apoyando al Oriente (que se ve reducido a Anatolia, Egeo y Constatinopla)

    • Álvaro Bermúdez dice:

      Buenas Jules! Una gran estrategia. Queda claro que la idea es intentar hacer las cosas de manera equilibrada en cada apartado del juego, que no son pocos.

      Espero que tu experiencia sirva a otros lectores y que te haya servido algo de lo que hemos publicado aquí 🙂

  • Jules dice:

    Un par de consejos: ahorrar dinero está bien, pero ojo! una vez que se avanza en el juego y los generales envejecen o mueren en batalla su relevo supone que el próximo turno tus cuentas pueden quedar a cero! el coste del relevo varía según tus arcas y si en otros Total War el precio era fijo, ahora te puede costar 2.000 o 5.000 según la cantidad que oro que tengas en el momento, así que aconsejo gastar en mejoras civiles “baratas” para ir progresando y acumulando riqueza al inicio del turno. Otra circunstancia es la salud de los enclaves, hacer unos baños públicos y un pantano cuesta relativamente poco y apacigua las rebeliones! me costo caro entenderlo!! Por último, al principio apenas utilicé la caballería romana me apoyé en mercenarios que pueden ser caros de mantener, pero si les sacas partido como fuerza decisiva compensan! con un par de unidades basta para apoyar una defensa de lanceros con escudo. Además si las batallas las generas en territorio propio las guarniciones de las ciudades proporcionan una unidad de caballería siempre.

    • Álvaro Bermúdez dice:

      Muy buenos consejos Jules.

      De esto y la diplomacia también vamos a hablar en el blog, pero queríamos empezar con algo más centrado en lo militar, que parece estar “asustando” un poco a muchos jugadores (se está diciendo mucho que el ejército romano es muy malo, cuando no lo es en absoluto).

      ¡Gracias por comentar!

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion