10 consejos básicos para dominar Metal Gear Solid V: The Phantom Pain

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Metal Gear Solid V

Metal Gear Solid V: The Phantom Pain ya lleva unos cuantos días en nuestra consola, y después de jugarlo podemos decir que sacó notas de escándalo por motivos obvios. El título al cargo de Kojima puede presumir de tener una historia muy rica y muchas referencias a otros títulos de la compañía –como el easter egg de Silent Hills P.T.–, y por suerte, no puede presumir de ser un juego sencillo. Hoy os traemos 10 consejos para avanzar por la trama de MGSV sin sufrir, y para dominar el juego desde el comienzo:

  • Encontrar un punto elevado y escanear todo el entorno. Puede parecer un consejo muy simple, pero el planteamiento de MGSV es que seamos nosotros los encargados de decidir la estrategia, y a menudo nos daremos de bruces con un campamento enemigo. Lo mejor que podemos hacer es encontrar un punto mínimamente elevado por encima del campamento y escanear todo el entorno, solicitando inteligencia para reconocer todos los instrumentos que tengan disponibles los enemigos. Sólo así podremos tener una imagen clara de dónde tenemos que ir exactamente y dónde nos encontraremos obstáculos para realizar la misión, como por ejemplo, reconocer las carreteras de entrada y salida o las zonas más vigiladas por los soldados enemigos.

  • Marcar a todos los enemigos con los prismáticos inteligentes. Prácticamente este punto va de la mano con el primero, pero es necesario recalcar la importancia de marcar a todos y cada uno de los enemigos que nos vayamos a encontrar de camino a nuestro objetivo. Y a los que no, también. Los soldados realizan patrullas cada tanto tiempo, lo cual quiere decir que estarán en movimiento, y no necesariamente con una ruta predeterminada. A veces subirán a un punto elevado para tener mejor visibilidad, o se unirán a otro soldado para conversar. Por todo esto, es de vital importancia tener controlados a todos los soldados que haya en el campamento si queremos evitar que nos descubran.

  • No matar a todo lo que respire y se mueva. Nuestra primera arma del juego es la pistola tranquilizante, y lo es por algún motivo. El componente básico de Metal Gear Solid es la infiltración, no el enfrentamiento a pecho descubierto, así que tendremos que aprovechar todas las herramientas que tenemos a nuestra disposición para cumplir este paso. Además, es mucho más gratificante acabar una misión sin matar a nadie. Tenemos la opción de dejarlos bien dormidos durante un rato largo, o directamente inconscientes, además de poder interrogarlos. No nos sirve de nada dejar un reguero de cadáveres a nuestro paso a efectos de recompensa cuando terminemos la misión.

  • Hacer la misión del intérprete cuanto antes. Este es un punto clave al comienzo del juego, y estará disponible tras realizar tan sólo varias misiones. Venom Snake ya no puede hablar ruso por la metralla que tiene en su craneo, y si estamos infiltrándonos entre hordas de soldados que hablan ruso, mal vamos si no nos enteramos de nada. Por ello, el intérprete ruso será de gran ayuda a la hora de interrogar a los enemigos, e interrogar a los enemigos será de gran ayuda para conocer información clave sobre la misión; dónde está el objetivo, si llegarán refuerzos, cantidad de enemigos en el área, etc. No lo dejéis correr, y haced la misión para tener conocimiento instantáneo del idioma que hablan los enemigos.

  • Pedir suministros con tanta frecuencia como sea necesaria. En Metal Gear Solid V nuestras armas son obviamente mejores que las de nuestros enemigos (especialmente cuando las mejoremos), y la pistola tranquilizante que tendremos desde el principio nos será útil durante toda la aventura. La parte mala es que la munición se nos acabará más pronto que tarde si la misión se nos va un poco de las manos, o si hay demasiados enemigos, pero todo tiene fácil solución; pedir suministros. Tenemos que acostumbrarnos a pedir suministros antes de que se nos acabe la munición o necesitemos algún objeto en concreto, así que no dudéis en utilizar el menú para solicitar esos “refuerzos”. Siempre tenemos la opción de coger las armas de nuestros enemigos, pero cuando empecemos a mejorar las nuestras, veremos que eso es una opción poco atractiva.

  • Explorar el entorno para encontrar objetos útiles. Por todos los escenarios de MGSV habrá objetos de valor que podemos recoger, que van desde diamantes que nos proporcionarán una buena cantidad de dinero dentro del juego, hasta plantas medicinales que nos servirán para crear mejoras. Tampoco es necesario explorar cada centímetro del perímetro si estamos en mitad de una misión, pero sí sería muy conveniente echar un ojo al interior de los edificios para recoger los materiales que haya, así como recoger las plantas que tengamos a nuestro alrededor. Al fin y al cabo, los materiales son necesarios para completar mejoras de nuestro equipo.

  • Utilizar el sistema FULTON para extraer enemigos y objetos de valor. Cuando tengamos acceso al FULTON podremos empezar a extraer a enemigos para que trabajen en nuestra base, y aunque pueda parecer algo muy divertido (lo es) también tenemos que extraer a enemigos con cabeza para no superpoblar nuestras filas. En cualquier caso, lo verdaderamente importante será extraer objetos para nuestra base. Cuando obtengamos la mejor de los prismáticos y mejoremos el sistema de extracción podremos empezar a sacar objetos como morteros e incluso contenedores enteros de materiales. Por tanto, no olvidéis mejorar vuestro FULTON para poder extraer objetos más pesados que nos serán de gran utilidad en la base.

  • Elegir el momento del día adecuado para realizar la misión. Al comenzar la misión nos preguntarán a qué hora queremos llegar a la localización, y podemos elegir llegar de día o de noche. Realmente, el mejor momento depende siempre de nosotros y de cuándo estemos más cómodos moviéndonos por el escenario, pero sí hay un punto importante a recalcar; debemos elegir el mejor momento, pero sin holgazanear. MGSV versa sobre la estrategia y la infiltración, pero si nos pasamos de la ralla nos encontraremos con inconvenientes también, como por ejemplo, cambio de turno de soldados con todo lo que ellos conlleva, como es volver a marcar a todos los soldados. Si tenéis problemas a la hora de realizar una misión, no dudéis en probar en otro horario, pero no paséis una eternidad decidiendo.

  • Tener preparada la salida y la extracción del lugar. Si es muy importante escanear el entorno para ver por dónde patrullan los enemigos o por dónde circulan los vehículos enemigos, también es importante establecer una ruta de salida para el momento en que hayamos cumplido el objetivo. No siempre podremos salir airosos y sin disparar las alarmas, y eso hará que los enemigos nos den caza sin descanso, así que debemos fijarnos en las salidas que tenemos de las bases enemigos, y sobre todo, pedir la extracción antes de emprender la huída para tener el helicóptero preparado en el emplazamiento que pidamos. Los enemigos pueden llegar a perseguirnos y matarnos incluso cuando el helicóptero se esté elevando para dar por concluida la misión. Os lo aseguro.

  • Rotar a los compañeros que nos ayudan con frecuencia. A (casi) todo el mundo le gusta Quiet y su ausencia de ropa, pero tenemos más compañeros disponibles para realizar las misiones, y es importante rotarlos dependiendo de la misión que vayamos a llevar a cabo. Cada uno de nuestros compañeros tiene sus propias habilidades, pero tendremos que desbloquearlas para que estén disponibles, y sólo lo conseguiremos si los usamos a todos. Por ejemplo, Quiet es de gran ayuda para acabar con enemigos e incluso ponerse en medio del fuego enemigo y así evitar que nos disparen a nosotros, mientras que D-Dog es muy útil para detectar la posición de los enemigos y hasta de las plantas. El mismo compañero no siempre será útil en la misión que tengamos que realizar, así que también será importante que nos adaptemos a ellos y llamemos al más adecuado.

Archivado en Consejos, KONAMI, Metal Gear Solid V
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion