Cómo vencer al Príncipe Sapo en The Witcher 3 Hearts of Stone

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Príncipe Sapo The Witcher 3

La primera expansión para The Witcher 3 Wild Hunt, llamada Hearts of Stone, ha desembarcado esta semana en consolas y compatibles. Viene para alargar un mínimo de 10 horas la magnífica vida del juego base de CD Projekt RED, y lo cierto es que está encantando a propios y extraños. Si os interesa saber qué hacer antes de comenzar la nueva aventura, pasaos por nuestra guía para ello.

Hearts of Stone empieza fuerte, tras unos ratos hablando en lo que parece un contrato como otro cualquiera, llegaremos a las cloacas de Oxenfurt para acabar con un monstruo que habita en estos espacios subterráneos. Nuestro enemigo ha matado durante bastante tiempo a mujeres de la población, además de a unos hombres de nuestro contratista, y es por este motivo por el que nos contratan.

Antes de comenzar la búsqueda del monstruo, es decir, bajar por las cloacas de la plaza de Oxenfurt, os recomendamos afilar las espadas y mejorar la armadura. También –y esto siempre antes de comenzar cualquier misión donde haya combates importantes– es necesario comprobar el estado de nuestro equipo, y repararlo si hace falta. De hecho, en este caso si tenemos armaduras, runas, pociones o habilidades que frenen los efectos de envenenamiento, es esencial equiparlos. Y aunque suene obvio, no sería recomendable ir a por el monstruo por debajo del nivel 30 –aquí algunos consejos para subir rápido de nivel y el mejor set para nivel 30–.

Lo primero que haremos será enfrentarnos a sumergidos de nivel 32. Sí, son sumergidos, pero varios de estos a este nivel pueden ser muy peligrosos cuando nos encadenan sus ataques, especialmente si jugamos en dificultades altas. No les concedas ni un solo espacio y no arriesgues al atacar, lo mejor es esquivar y contraatacar usando Queen conjuntada con Igni o Aard.

Cuando demos con el Príncipe Sapo las cosas se pondrán mucho más serias, ya que se trata de un monstruo bastante duro de roer y pega muy fuerte. Como se aprecia en la imagen del principio, es vulnerable a Yrden, al aceite para malditos, la poción de Oropéndola y la bomba Viento del Norte. Como os hemos dicho antes, cualquier habilidad u objeto que tengáis contra el envenenamiento es bueno que lo equipéis, ya que el sapo nos puede quitar mucha vida con su veneno.

Cuando comience el combate veremos que el sapo es muy lento, de hecho podemos estar con total tranquilidad ante el monstruo más lento de todo el juego. Eso sí, sus golpes son durísimos y sus maniobras evasivas, además de eficaces, nos causan daño y nos aturden. Es imperativo tener activada Queen, y aunque el sapo nos puede romper la barrera y aturdirnos, al menos no nos habrá quitado media barra de vida, lo que puede pasar con total naturalidad. Por eso también es vital tener golondrina equipada.

El sapo tiene unos ataques fáciles de detectar y evitar. A distancia nos golpea con su lengua y nos lanza escupitajos con veneno, aunque hay una modalidad de los escupitajos que funcionan en área de efecto y ahí tenemos que ser rápidos para evitarlo. Los dos primeros ataques son muy fáciles de evitar, simplemente andando hacia un lado los evitaremos.

Cuando haya terminado con uno de esos ataques nos ofrece un corto periodo de tiempo para atacarle. Nos acercamos para asestarle un golpe potente o dos rápidos y rodamos para alejarnos, porque el sapo siempre va a saltar hacia arriba para evadir nuestros golpes y al aterrizar nos causará daño y nos aturdirá.

Con Yrden y Viento del Norte también podemos crear esas ventanas de tiempo para poder acercanos y golpear, pero siempre dando uno o dos golpes. Una vez acabemos con el monstruo aparecerá una cinemática, y en fin, nos daremos cuenta de que no es un contrato como otro cualquiera, dando comienzo nuestra verdadera aventura.

Archivado en Guía, The Witcher, The Witcher 3: Wild Hunt
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion