Dark Souls 3, consejos básicos para empezar el juego

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Dark Souls 3

Siguiendo con nuestra serie de guías de Dark Souls 3 en Xombit Games, hoy voy a daros unos consejos generales del juego, que son tanto aplicables a los veteranos de la saga como a los nuevos jugadores que sea su primer Souls. Recuerda que en Xombit Games ya hemos escrito de bastantes cosas, como por ejemplo cómo conseguir la Claymore, cuál es la mejor clase para empezar el juego o cómo funciona el nuevo sistema de Pactos. Una vez hechas las presentaciones, vamos allá.

Lo primero que debemos saber, es que este Dark Souls ha cambiado mucho en cuanto a mecánicas de combate. Mientras que en el primer y segundo juego eran desafíos de paciencia con en el escudo en alto y buscar el momento oportuno para golpear, ahora la velocidad de juego es muy superior, teniendo enemigos mucho más rápidos y feroces. ¿Qué implica esto? Que en la mayoría de los casos, el levantar el escudo y dar vueltas alrededor del objetivo ya no sirve de nada. Aquí se premia la agresividad, el movernos deprisa y golpear lo máximo posible en el menor tiempo posible. Si has jugado los dos anteriores Dark Souls pero no pudiste pasarte BloodBorne, quizá este cambio se te haga algo difícil al principio, pero con el tiempo te acostumbrarás.

Otra nueva mecánica muy importante y que tenemos que aprovechar son las Artes. En un futuro haré otro artículo específico para ello, pero por ahora vale este pequeño resumen. Las Artes son habilidades especiales de cada tipo de arma, siendo únicas y consumiendo concentración al usarlas. Sin duda es un toque genial, pues hace que cada estilo de pelea sea único. La cosa es, que tanto si llevas jugando años a los Souls, como si eres nuevo, quizá se te olvide utilizar estas habilidades, ya que en la mayoría de los casos se necesita equipar el arma a dos manos para utilizarlas (a no ser que tengas un escudo con la habilidad de permitirlo con él equipado). Mi recomendación es que uséis el máximo posible las Artes puesto que provocan mucho daño, y en muchos casos, efectos secundarios como el desarme o el sangrado.

Otro tema importante en Dark Souls es qué hacer con las almas que consigamos. Mucha gente se lía a subir del nivel como si no hubiese un mañana, pero en Dark Souls siempre ha premiado más el mejorar nuestro equipo que el propio hecho de subir niveles. Creerme cuando digo que siempre notaréis más el mejorar vuestra arma que subir diez niveles de golpe.

Por último, tenemos que hablar de la curación y los frascos de estus. En esta entrega tenemos un nuevo tipo de frasco, los francos de ceniza, que se utilizan para rellenar la concentración (o mana, como queráis llamarlo). Tenemos que tener en cuenta que los frascos se comparten, por lo que debemos pensar que tipo de build estamos utilizando. Creo que la mejor forma de entenderlo es poniendo un ejemplo. Si tenemos 10 frascos en total, podemos elegir como dividirlos como queramos: cuatro de estus y seis de ceniza, cinco y cinco, siete y tres… Así que teniendo en cuenta que las Artes consumen concentración, pensar que os conviene más.

Para dar el cierre, voy a mencionar los típicos consejos que hay que tener en cuenta en cualquier Dark Souls. Uno de ellos es fijarnos en el escenario antes de dar un paso en falso, ya que es muy importante pensar bien y fijarnos a ver si podemos anticiparnos a posibles emboscadas o muertes. También suele ser buena idea utilizar los objetos como bombas incendiarias, resinas de pino… Pueden sernos de mucha utilidad en muchas ocasiones. Y por supuesto, hay que buscar constantemente el hacer parrys y backstaps, ya que muchos de los enemigos pueden ser eliminados fácilmente de este modo.

Así que nada, con esta ristra de consejos y trucos, estaréis más que preparados para afrontar Dark Souls 3 sin que os maten demasiadas veces, lo cual ya es mucho.

Archivado en Consejos, Dark Souls, Dark Souls 3, Guía, Trucos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion