Post E3: Como ganar la guerra de las consolas de un plumazo, según Eduardo Conde

COMPARTIR 0 TWITTEAR

A parte de la presentación oficial de la llegada de la nueva generación a las consolas, que por ahora sólo aporta gráficos más bonitos, lo que ha quedado claro es que Sony ha dado un golpe maestro con malicia y brutalidad. Microsoft dejo las puertas abiertas a la humillación y Sony lo aprovecho para dejar sentenciada, seguramente, la siguiente generación antes de empezar. Porque la mayor culpable de esto es la misma Microsoft y su arrogancia.

XboxOne Dead

Este E3 no será recordado por sus juegos, sino por cómo Sony humilló a Microsoft de tal forma que puede haber decidido la generación entera. Las políticas de Microsoft sobre las restricciones sobre juegos usados y compartirlos estaban en boca de todos, expectantes de como Microsoft abordaría la situación en su conferencia. Microsoft quiso olvidarse del problema, pero Sony no le dejo y en poco más de 4 minutos provocó una herida incurable a Xbox One.

Juegos y más juegos pero muy tarde

Xbox One DRMLa estrategia de Microsoft era clara: Hacer olvidar a todo el mundo los problemas de su consola con el DRM y su estrategia multimedia a base de juegos. Una buena idea que funcionaria la mayoría de las veces sino fuera porque lo que nos pide Microsoft, abandonar todo derecho sobre nuestras copias físicas, no vale la pena ningún juego. Pero olvidándonos de eso, lo que Microsoft puso sobre la mesa fue un gran show repleto de juegos interesantes, algunos de ellos exclusivos como Dead Rising 3. Destaca como durante todo el rato no se mencionó Kinect en ningún momento, dando la ilusión de que no veremos más juegos horribles basados en este sistema de control.

Un espectáculo sólido que se truncó cuando Microsoft anunció el precio de la consola: 500 euros. Un precio que dejo a los asistentes sin palabras y al pobre representante de Xbox intentando conseguir algún aplauso. En la situación actual muchos se preguntan la razón de ir a por un precio tan alto teniendo en cuenta todo lo que arrastra la consola de por sí. Otra nueva oportunidad brindada a Sony para que usara el precio como munición, y vaya si lo hizo.

Sony realiza su propia Boda Roja

Sony se presentó tranquila a su conferencia, sabiendo que sólo su ineptitud podría acabar con una ocasión tan buena. No tenía un catálogo de juegos tan bueno como el de Microsoft pero la victoria estaba en sus manos. La conferencia empezó algo floja, con los últimos latigazos de PlayStation 3 antes de desaparecer de los E3 y PS Vita intentando salvar el honor que le queda, porque visto lo visto es lo único que le queda a la portátil. Y después el momento de rigor con el elemento multimedia de PlayStation 4, al contrario que Microsoft, Sony sólo le dio la importancia justa. Después con títulos como Final Fantasy XV o The Order: 1886 se pudo ver que PlayStation 4 no andará corta de juegos, dejando entrever que aún tienen unos cuantos en la recamara. Pero no hacía falta sacar todo la artillería, porque la guerra se iba a acabar en unos pocos minutos.

SonytrollsFue entonces cuando Jack Tretton empezó a hablar de no imponer restricciones, en ese momento si uno se concentraba lo suficiente podía oír Las Lluvias de Castamere sonando de fondo, y el primer cuchillazo apareció al instante. Jack Tretton anunció que no habrá restricciones en la venta de juegos de segunda mano y el público se volvió loco, pero no se iba acabar ahí, se podrá compartir juegos, cambiarlos o quedárnoslo para siempre y podremos jugar sin Internet con total normalidad sin necesidad de conectarnos cada cierto tiempo. Uno a uno los cuchillazos a Microsoft se iban sucediendo sin piedad mientras el público ovacionaba tal masacre. Pero la traca final la iba a poner el precio de 400 euros, 100 euros más barata que Xbox One siendo más potente. Un golpe final que sentenciaba la generación a menos que Microsoft cambie y mucho su actitud.

Nintendo se margina

Nintendo ridículoResulta difícil hablar de Nintendo, porque prácticamente se puede decir que no ha estado en el E3. Sin conferencia y relegada a un soso Nintendo Direct pregrabado, podemos decir que la compañía japonesa está más marginada que nunca. Mientras Microsoft y Sony hacían su propia guerra, Nintendo parece vivir en otro mundo y con cada vez menos apoyo de otras compañías como EA o Ubisoft. Nunca antes una consola de Nintendo había sido de forma tan pronunciada una consola para jugar a juegos de Nintendo, a los mismos juegos de siempre cabe decir. Más Mario Kart, más Zelda, más Smash Bros, en definitiva más de lo mismo para la que una vez fue una fuente de innovación en los videojuegos.

Lo peor fue la falta de una sorpresa que nos hiciera tener esperanzas en la Wii U o en Nintendo, ni siquiera hubo bajada de precio para esta, algo que necesita desde el día que salió a la venta. Seguramente alguno de esos juegos mejore las ventas de Wii U, pero visto lo visto, no parece que vaya a cambiar mucho las cosas.

Archivado en E3 2013, Jack Tretton, Microsoft, Nintendo, Opinión, PlayStation 4, Sony, Wii U, Xbox One
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Otras webs de Difoosion