Videojuegos y cine: una historia de amor y odio, hoy Tomb Raider

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Repasando los artículos de la sección que une videojuegos y cine, me percato de que a excepción de títulos que se cuentan con los dedos de una sola mano, la práctica totalidad de películas basadas en videojuegos son muy pobres en casi todos sus aspectos. Hoy toca hablar de Tomb Raider, adaptación de un juego que fue bandera de las primeras consolas que eran capaces de mover entornos 3D. Película desastrosa donde sólo la presencia de la todavía joven Angelina Jolie destaca algo en el conjunto.

Tomb Raider Pelicula

Efectivamente, las aventuras de Lara Croft en la gran pantalla han sido un rotundo fiasco de calidad, tanto interpretativa, como argumental. Estamos ante una película aburrida, sosa, intrascendente, una mala copia, en definitiva del mito de Indiana Jones.

Videojuego

Lara Croft nació allá por 1996 para PlayStation, Sega Saturn y PC, aquella lejana generación veía correr por sus circuitos una completa aventura en 3D que mezclaba con mucho acierto acción, plataformas y resolución de puzles. Core Design (así se llamó la primera desarrolladora de la saga) realizó un juego que homenajeaba al famoso arqueólogo creado por George Lucas y que respondía al nombre de Indiana Jones. Con un estilo también muy peliculero para la época Tomb Raider se convertiría en título imprescindible en aquellos años.

En el juego nos poníamos en la piel de Lara Croft, una bella arqueóloga con posibilidades que es contratada por una corporación para obtener un artefacto llamado Scion. Su búsqueda la llevará por múltiples localizaciones repartidas a lo largo del planeta. Egipto, Perú, Grecia y la Atlántida serán los entornos en ruinas que nuestra protagonista visitará.

El título de Core Design fue unos de los primeros en introducir una aventura tan variada con una protagonista femenina. Todas las continuaciones posteriores siguieron la estela del primer título. Hasta la llegada este mismo año del excelente reboot realizado por Crystal Dynamics y del cual ya se anunciado su continuidad. Debido al volumen de ventas, su adaptación parecía inevitable.

Película

Es curioso observar como la historia y el primer guión de Tomb Raider, del año 1999, corrió a cargo del mismo escritor que la horrible Street Fighter, Steven E. de Souza. Este hecho ya da pistas de cuál sería el resultado final de la película. Por tanto, con los derechos en mano de Paramount, Simon West, director de origen inglés y hacedor de películas de acción como Los Mercenarios 2 (2012) o Con Air (1997), eligió a una todavía joven Angelina Jolie para interpretar el papel de la famosa arqueóloga.

La película es una adaptación totalmente libre de lo narrado en el juego, en la misma se nos cuenta como Lara, a través de un objeto recuperado de su padre fallecido años atrás, consigue desvelar como el alineamiento de determinados planetas dará con la clave de modificar el tiempo. Como no, en su búsqueda se encontrará con múltiples obstáculos y tan sólo tres localizaciones principales, Camboya, Venecia y la Atlántida donde repartir estopa, dar algún que otro salto acrobático y lucir un palmito bastante recatado. La relación con su padre será fundamental en la trama, encarnado aquí por Jon Voight, por otro lado, progenitor real de Angelina.

Película VS Videojuego

En el nombre, cierta estética o en un leve acercamiento al argumento, podemos encontrar cierto parecido entre juego y película. Tal vez, en cierto parecido con la actriz principal, pero poco más. Efectivamente son las escenas tranquilas de Angelina lo mejor de la película, pero en las escenas de acción, que por otro lado tampoco son muy numerosas en un filme de tan sólo hora y media, es donde la película se cae. Al menos en éste film, Angelina Jolie hace un papel sin ganas, triste, previsible. Es, seguramente su peor actuación hasta la fecha.

Lara Croft Angelina Jolie 2

El resto de aspectos de la película tampoco está excesivamente cuidado. Los entornos de Camboya tal vez sea lo más conseguido, pero aún así la sensación de estar continuamente viendo cartón piedra tampoco ayuda. Y tampoco es destacable absolutamente ningún actor. El parecido con el videojuego a veces se encuentra más en las dos pistolas que utiliza Lara que en ningún otro aspecto. El juego original tampoco era un prodigio de imaginación, pero al menos tenía carisma.

Opinión

Tal vez no llegue al nivel del desastre de Street Fighter, pero lo intenta. Hay adaptaciones, que si bien no son excelente películas, al menos se dejan ver, como Prince of Persia ó Doom (ya comentadas en la sección). Pero Lara Croft: Tomb Raider, es mala película. El guión es flojo, la presencia de Angelina Jolie no destaca a pesar de ser una excelente actriz (de hecho fue nominada a los Razzies), los actores secundarios sobreactúan para que parezca (sin conseguirlo) que se toman en serio la película, y la historia no llama la atención de nadie.

Aún así, Paramount decidió darle continuidad con Lara Croft: La cuna de la vida, pero esa es otra historia.

¿Es necesario hacer malas películas sólo para que la gente pague una entrada de cine aprovechando el tirón de un buen videojuego?

Archivado en Adaptación, Angelina Jolie, Core Design, Crystal Dynamics, John Voight, Lara Croft, PlayStation, Sega Saturn, Simon West, Steven de E. Souza, Tomb Raider, videojuegos y cine
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (16)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion