Análisis de Tomb Raider, el renacer de Lara Croft

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Lara Croft ha vuelto. La indomable aventurera que marcó a toda una era de jugadores y que iluminó con Tomb Raider las bases del género de la aventura y las plataformas, comienza una vez más una nueva etapa. ¿Cómo han sentado los drásticos y necesarios cambios al espíritu de la franquicia? Todavía es pronto para dar una respuesta certera, el tiempo se encarga de estas cosas. Pero podemos atrevernos a decir que la seductora reina ha vuelto para reclamar su trono.

Portada del juego

Es muy difícil no echar la vista atrás para hablar de una saga tan longeva, y más tratándose de Tomb Raider. El mejor recuerdo lo encontramos en su trilogía inicial, siempre fiel a sus principios tratando de superarse a cada nueva entrega. Por aquel entonces, desde 1996, Eidos Interactive apadrinaba a la heroína, y Core Design eran las manos de artista que forjaban las aventuras de Lara Croft. Regalaron al mundo uno de los grandes momentos de la historia del videojuego hasta que abusaron del exitazo. Decidieron seguir adelante en otras tres entregas, tres nuevos episodios que no supieron evolucionar de forma evidente. Simplemente consiguieron tensar demasiado la cuerda reiterando en una fórmula tan sobreexplotada que extinguió sus propios recursos lentamente. El mal del “más de lo mismo”. Probablemente Tomb Raider fue de los primeros que dio el aviso de esa pandemia.

Con los años Eidos ha tenido serios problemas con su licencia estrella, incluso Core acabó desintegrándose en su último intento con un quiero y no puedo. Sin embargo, las dudas no sólo estaban en casa, sino que otros se las ingeniaron para modificar y evolucionar los fundamentos, lapidando los hábitos pasados. Nuevos púgiles que subían al ring, como el regreso de Prince of Persia, redefinieron las bases de la aventura y los saltos revolucionando el género con un nuevo compás. Lara Croft parecía quedarse atrás sin poder estar a la par de una competencia tan férrea que conquistó el género con estilo propio.

Gameplay 7

Antes de que Square Enix entrara en juego, Eidos confió la suerte de su licencia a una de sus filiales más capaces, Crystal Dynamics, autores de Lagacy of Kain. Ellos tomaron el relevo y han sujetado las riendas de Tomb Raider hasta el día de hoy con notables resultados. La compañía ha demostrado sobradamente sus aptitudes, realmente consiguieron lanzarle un salvavidas a Lara Croft cuando agonizaba. Idearon un buen plan al unir sus tres últimas entregas por un arco argumental de notable historia que ayudó a la franquicia a alcanzar una situación estable. Tomb Raider prosperó dignamente con aquella trilogía, en una loable demostración que fusionaba parte de la identidad del clásico Tomb Raider asociándose con una jugabilidad más dinámica y modernizada.

Dejando de lado el curioso experimento del Guardián de la Luz (no por ello hay que infravalorarlo, es una propuesta más que interesante), es duro asimilar la realidad. Por mucho que se intente maquillar su obsoleta propuesta, por muy bien que se haga el trabajo, Tomb Raider parece no encontrar su lugar en la actualidad, no como lo hizo años atrás. No hay esa fuerza prodigiosa en la que Lara copaba todas las portadas. Sus días de gloria parecen quedar en la edad poligonal. La gran diferencia de ser un excelente juego a pasar a ser un notable juego. Quizá es por ello que, tras esta larga trayectoria plagada de adversidades, Crystal Dynamics vuelve a comparecer en estos días tan contemporáneos dando un revés a la franquicia, echando raíces desde otra perspectiva. Lara Croft se aferra al reboot, se reinventa una vez más y empieza su tercera etapa haciendo borrón y cuenta nueva en todos los sentidos.

Argumento

Crystal Dynamics ha decidido volver a un punto de partida muy atractivo. Cronológicamente nos situaremos más atrás de todo lo que hemos conocido en las historias de Tomb Raider. Viajamos al pasado para conocer a la más vulnerable lady Croft a sus 21 años, cuando era una tímida florecilla en la primera aventura que la hizo emerger como la indómita y hábil heroína que todos conocemos. Preparaos para una serie de hechos desgarradores que, tal y como cita el eslogan, reflejarán cómo nace una superviviente.

Gameplay 10

El argumento nos presentará a una protagonista aún susceptible de creencias y mitos. Una novata arqueóloga todavía lejos de ser la veterana y curtida aventurera que más adelante se labraría un nombre. Una Lara Croft que sigue los pasos de su padre tratando de comprender el motivo que lo llevó a dedicar su vida absorto en leyendas y folclores. Así comienza el viaje de Lara tratando de encontrar las respuestas que busca a bordo del buque Endurance, que zarpa a la caza del mito junto a toda una expedición de compañeros arqueólogos. Guiados por las investigaciones de nuestra protagonista nos dirigimos a aguas japonesas, al Triángulo del Dragón, lugar famoso por sus misteriosas tormentas y desapariciones y donde espera ser hallado el Reino perdido de Yamatai. Y cómo no, no íbamos a ser la excepción de esos fenómenos climáticos. Acabamos naufragando hasta llegar a una misteriosa isla con el resto de supervivientes del navío.

Ficha del producto

  • Desarrolladora: Crystal Dynamics
  • Distribuidora: Square Enix
  • Lanzamiento: 5 de marzo de 2013
  • Género: Aventura, Acción
  • Idioma: Español (Voces y textos)
  • Formato: DVD, BluRay y descarga
  • Multijugador: Sí
  • Online: Sí
  • Calificación: PEGI +18

Disponibilidad y precios

Primeras impresiones y jugabilidad

Hay que decir las cosas claras tal y como son, y me permito tomar prestado ese término que corre en boca de todos: el nuevo Tomb Raider se ha “unchartizado”. El semblante entre la aventura de Lara Croft y las de Nathan Drake es casi mimético. Ha adoptado un estilo de juego que ha hecho avanzar el género de la aventura por una senda distinta, bañada por la espectacularidad, el ritmo y la acción. Y no es para menos, mientras uno fue el estandarte que sembró la semilla en su día, otro recoge los frutos después de un largo camino nutrido de abundantes proyectos, nuevas ideas y avance tecnológico. Y como si fuera algo recíproco, Tomb Raider parece rendirse a la evidencia de que otros han alcanzado un nuevo nivel. Una premisa que es literalmente joven, casi un lienzo en blanco en el que se aprecia su potencial latente para convertirse en el modelo que reescriba el futuro del género inspirando el porvenir de títulos de la misma especie. Eso es algo que no se puede ignorar.

Quizá era mejor para Crystal Dynamics soltar el lastre, romper las cadenas de unos fundamentos demasiado arraigados que no parecían encontrar su lugar en los tiempos que corren. Hay cosas que tienen su momento y su lugar y hay que saber dar paso a otros. Por ello la compañía se ha mostrado muy avispada al tomar prestada esa mecánica “Uncharted” mencionada anteriormente, sin olvidar otros elementos apreciados en otros títulos. Pero lo que hay que destacar realmente es que Tomb Raider los une de forma sobresaliente, haciendo de la nueva aventura de Lara Croft una de las travesías más épicas y espectaculares que jamás habremos visto.

La renovada Lara Croft se desliza a través de una dinámica mucho más ágil, y en muchas ocasiones sabe mantener las distancias de ser una simple copia de los juegos de Drake a poder ofrecer los suficientes recursos para disfrutar de una experiencia más personalizada, matices que van dotando nuestro viaje de un carácter más determinado. La comparativa entre ambos juegos se palpa en el ritmo frenético, en las emocionantes carreras cuando todo se viene abajo, rehuyendo de peligros dando esos flamantes saltos modernos, semi-automatizados, para que el personaje aterrice o se agarre a cualquier superficie en pos de alimentar la espectacularidad, las emociones y la adrenalina, como una gran exhibición para encumbrar el estereotipo del aventurero.

Este nuevo capítulo también decanta la balanza con bastante más peso en la acción, y a día de hoy puede ser un sacrilegio no incluir un sistema de cobertura cuando te esperan un gran número de enemigos, así que no podía ser de otra forma que Tomb Raider tuviera su propio sistema. Es aquí cuando el juego adquiere un cariz más individual, ya que se diferencia de la práctica convencional cuando se avecinan los combates. En este caso Lara irá adoptando una postura más agazapada de forma automática, un modo sigiloso en el que aprovechará toda cobertura para ocultarse sin necesidad de pulsar un solo botón para que se pegue a un parapeto. De primeras parece extraño, pero tal y como se desarrolla la acción y se mueve nuestro entorno, resulta ser un sistema muy bien implementado.

Gameplay 9

Precisamente es esa forma en la que oscila la acción, junto con la IA enemiga, lo que hace tan conveniente este sistema de cobertura, que nos permite una mayor movilidad para adaptarnos a las situaciones de peligro, aprovechar el entorno, nuestros medios y nuestro arsenal sin dejarnos nada en el tintero. Y es que el comportamiento de nuestros enemigos, sin llegar a ser algo extravagante, puede llegar a sorprender ampliamente. La sensación de que trabajan compenetrados y en equipo es digna de mención. Mientras unos disparan tras coberturas, otros se irán moviendo en distintas direcciones, saltando plataformas, tomando nuevas posiciones para flanquearnos, aprovechar nuestra confusión para acercarse a atacarnos cuerpo a cuerpo, y no se lo pensarán dos veces para sacarnos de nuestra cobertura si abusamos de ella, lanzándonos cócteles molotov y explosivos para obligarnos a salir.

Tampoco podemos pasar por alto mencionar esos otros detalles que se incluyen en el juego, cosas que fácilmente hemos podido ver en otros títulos. Lara dispondrá de un instinto que recordará a juegos como Hitman Absolution o Batman Arkham. Una habilidad que resaltará todo aquello que pueda resultar de interés y facilitar la exploración. También llama la atención la novedad de ir ganando puntos de experiencia para adiestrar a nuestra protagonista en nuevas habilidades, sólo aplicable en los distintos campamentos que iremos encontrando en la isla. Además de herramientas que podremos ir mejorando junto a nuestro arsenal a medida que vayamos recolectando recursos en cajas dispersas o cazando animales, que nos permitirán abrir y alcanzar nuevos accesos que antes estaban vetados.

Gameplay 4

Crystal Dynamics ha querido plasmar una aventura de una Lara Croft mucho más frágil de lo habitual, manifestar la sensación de la supervivencia tanto como la aventura en sí. Realmente nos enfrentaremos a la crudeza de la isla, a hechos un tanto salvajes y violentos, pero la sensación de la supervivencia más bien se expresa en imágenes y palabras, y no como una experiencia para el jugador en los mandos superando duras adversidades. Lo cierto es que si hay algo un tanto cuestionable a destacar es que el juego confía demasiado en las florituras y sensaciones de la aventura, descuidando otros aspectos a tener en cuenta para no perder la intensidad del lado más emocionante, como regalar demasiadas facilidades para que el ritmo no decaiga a lo largo de nuestro viaje.

Apartados gráfico y sonoro

Visualmente espectacular, Tomb Raider es un regalo para los ojos. El detalle de escenarios es apabullante, esculturas y edificaciones se erigen en medio del denso verde de la isla ofreciendo una variada gama de lugares que visitar en una ambiente sobrecogedor. Un sensacional decorado de majestuosos paisajes en el horizonte, interiores minuciosamente atestados de elementos y arquitecturas diversas recreadas sin escatimar detalle. Atrás quedaron los intrincados escenarios en busca de una salida, ahora seguimos adelante atravesando peligros, pero la construcción sigue siendo, a su manera, complicada. Aunque en varias ocasiones avanzaremos por lugares estrechos, prácticamente pasillos en los que viviremos algunos de los momentos más emocionantes huyendo del derrumbamiento de paredes y suelos que pisamos, no serán pocas las ocasiones en las que el escenario se abra ampliamente ante nosotros, mostrando todo un sorprendente embrollo de estructuras, erigidas de forma bien estudiada para que Lara pueda abordarlos desde varios puntos con total libertad.

Cabello de Lara

Los personajes también hacen una gran demostración de la inversión que hay detrás del motor del juego. Además, en la versión PC, podemos activar una opción en la que se mostrará cada fibra y brizna de cabello. Sea cual sea la versión, todos los personajes gozan de un gran nivel de detalle, incluso todos nuestros enemigos que en cualquier otro juego pasan por típicos secundarios; pese a que éstos quizá reciclan su diseño dentro de una variedad más bien limitada. Pero Lara es sin duda la que llamará más la atención, el diseño más detallista que se convertirá en el centro de nuestras miradas. Con sus generosas curvas aparte, aunque en esta ocasión parece menos afrodisíaca y más atlética, apreciaremos sus heridas, cicatrices, suciedad, el deterioro de la ropa, su expresión facial soportando el sufrimiento… es un meticuloso trabajo que se convierte en el espejo que refleja la dureza de su travesía, sin olvidar la gran cantidad de animaciones de la que hace gala.

Las físicas del juego era uno de los temas más mencionados del título, y ciertamente es uno de los esfuerzos que más destacan en la obra, que a su vez requiere alguna mejora para el hipotético futuro de la saga. Los objetos son sin duda los que salen más beneficiados, sobre todo lo comprobaremos en los momentos de puzle en los que la física juega un papel primordial para resolverlos, rompecabezas muy mecánicos, intuitivos y lógicos. No obstante, Lara parece desafiar a Newton en varias ocasiones, forzada a tener que adaptarse a cualquier superficie, como si a fuerzas tuviera que encajar en el escenario haciendo de algunas reacciones unos movimientos algo bruscos. No es algo que enturbie en absoluto la experiencia de juego, pero puestos a señalar algo, sigue siendo un campo en el que se puede mejorar para mostrar un mayor realismo junto con las ya logradísimas animaciones de Lara.

Gameplay 12

El sonido, por su parte, realiza una tarea cumplidora. Las melodías se amoldan a las circunstancias con orquestas de violines y chelos que arrasan en los momentos más agitados, mientras que otras composiciones más tenues apoyan los momentos de calma alabando los solemnes paisajes, aunque difícilmente encontraremos una de esas piezas que se vayan a recordar. Los efectos, sobre todo en armas, suben el registro a un contundente volumen, como si quisieran diferenciar el plomo del sutil arco. Por otra parte, el doblaje será el mejor que habremos escuchado en la saga, con algunas voces ya reconocidas en el sector o en series televisivas que cumplen de forma competente en una interpretación más que aceptable.

Extras y duración

Podría decirse que este reboot toma un camino prácticamente contrario a sus orígenes, la pérdida de valores sacará de quicio a más de un fan, pero no ha dejado de lado la posibilidad de explorar los numerosos recovecos de cada escenario, y quizá pasa a ser el atributo en el que pesa más la escasa dificultad del título. Para dar más juego a la aventura tenemos la posibilidad de indagar en las distintas zonas de la isla para encontrar un gran número de secretos ocultos que desbloquearán el popular arte conceptual, entre otras cosas, y cuyo añadido influye directamente en la duración del juego. Puede llevarnos más de una decena de horas en nuestra primera partida si tratamos de encontrar todos los secretos para completar el juego al 100%.

La isla estará formada por varias zonas donde al menos un campamento será un punto neurálgico en el que poder realizar viajes rápidos, con la posibilidad de volver atrás para buscar todo aquello que nos hayamos dejado. Cada zona dispone de un mapa que en la mayoría de casos está oculto en tumbas que se convierten en pequeños niveles en los que hay que resolver un puzle y así alcanzar el cofre que guarda el plano con la situación exacta de los secretos. A veces será necesario mejorar las herramientas que vayamos obteniendo, que se convertirán en nuevos medios que nos permitirán alcanzar zonas que antes no podíamos. Todo ello resulta ser un esquema que recuerda también a Batman Arkham cuando buscábamos los acertijos de Nigma. Aunque habrá algunos casos en los que dependeremos del instinto de Lara para poder encontrar algunos de ellos, ya que éstos no aparecerán en el mapa de la isla aunque superemos las tumbas.

Gameplay 14

La gran sorpresa, sin ser un añadido forzado, ni siquiera algo crucial para el juego ya que ni le sobra ni le falta, es el modo multijugador que acompaña. Nada especial que mencionar al respecto, encontraremos los modos de juego ya tan manidos en otros títulos, aunque se aprecia que han intentado darle un toque personal que modifica las bases a su manera. Aun así, sin ser nada del otro mundo, resulta acertado por la diversión que ofrece Tomb Raider si le unimos su jugabilidad y frenético ritmo, que aprovecha bien la verticalidad de los escenarios dándole un tono diferente.

Exceptuando el modo todos contra todos, hasta 8 jugadores se reunirán en dos equipos. Unos asumirán el rol de supervivientes y otros de los Solarii donde podemos jugar a la clásica batalla por equipos, capturar la bandera o dominación. Un contenido escaso de 4 modos, pero sin duda los más empleados por el jugador. Quizá no hubiese venido mal un par de jugadores más por equipo, pero lo cierto es que es divertido. Supervivientes y Solarii tienen sus condiciones, armas específicas por cada bando que pueden modificarse, en los que unos parecen tener más ventaja, mientras que los otros, por ejemplo, tendrán la posibilidad de colocar trampas por todo el escenario. Esos detalles y diferencias llegan a ser curiosos, pero nadie tiene una ventaja clara, todo queda muy equilibrado y cualquiera de los dos puede salir victorioso.

Conclusión

90

Antes de terminar, no está de más abrir un pequeño apéndice para señalar la gran apuesta de Square-Enix por las franquicias de Eidos después de absorberla. Una proeza digna de aplaudir al demostrar el compromiso por resucitar esas sagas casi enterradas que fueron tan aceptadas en occidente. No Sólo Tomb Raider, sino que hemos podido ver el regreso de Deus Ex y Hitman; Thief parece que sea una realidad y vaya a volver ante nosotros; y atención a ese dominio registrado hace poco llamado “War for Nosgoth” en clara referencia a la saga Legacy of Kain. Sin embargo, las recientes noticias de las millonarias pérdidas de Square-Enix así como las bajas ventas que no han cumplido las previsiones en algunos de estos títulos, auguran un futuro algo turbio. Quiero pensar que la compañía ha dañado más su imagen por su franquicia estrella del RPG, retrasos, hype y anuncios prematuros, que no por otra cosa, generando cierta desconfianza. Espero que no paguen los platos rotos grandes trabajos como el nuevo Tomb Raider.

Gameplay 13

Pero hay que volver a la realidad, por ahora sólo podemos disfrutar del nuevo Tomb Raider y su controvertido resultado. El debate entre el jugador más castizo y el actual estaba servido antes de la salida del juego. Debates que no conducirán a nada y en los que probablemente ambas partes tengan razón en sus mejores argumentos. No hay duda de que Tomb Raider “rebootea” mirando a una dirección opuesta a sus valores clásicos. Pero la apuesta ha sido muy acertada en una saga necesitada de cambio. Aunque también se deja ver el margen de mejora (más de uno se habrá dado cuenta que Lara no ha buceado).

Si Tomb Raider no tuviera pasado, estaríamos ante un juego redondo, pero es inevitable que algunos sigamos seducidos por la arcaica Lara Croft. Crystal Dynamics podría ser capaz de llenar las lagunas con la inquebrantable fortaleza de algunos de sus fundamentos tradicionales, perfilando el hipotético futuro de este punto de partida con un resultado más excepcional si sabe unir lo mejor de las dos épocas: el fresco estilo Uncharted y el espíritu legítimo de la franquicia. Aun así, deseos aparte, sólo puedo ser uno más que se une a las voces que recomiendan la compra de este juego sin vacilar. No lo dudéis, no se trata de decir que “no os dejará indiferente”, el nuevo Tomb Raider es diversión extrema, un trabajo de excepcional talento que hará que lo rejuguéis más de una vez por puro placer.

Galería de imágenes

Archivado en Análisis, Arqueóloga, Aventuras, Crystal Dynamics, Eidos, Gungnir Games, Isla, Lara Croft, Naufragio, Plataformas, Square Enix, Tomb Raider, Tomb Raider Reborn
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

Otras webs de Difoosion